MARTES, 25 DE JULIO DE 2017 · 10:07h.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en YouTube

DCLM.ES · BLOG · Relatos Bestiales · Ángel Alcalde

BLOGS. Relatos Bestiales
Ángel Alcalde

05.07.2017

Memoria sexual de una estudiante (21)

05.07.2017

Relatos Bestiales por Ángel Alcalde

comentarios

José Tomás ha superado la barrera de lo humano para hacerse divino. Se trata de un personaje de culto, seguido por legiones de admiradores, cuyos corazones laten al ritmo que él manda. Tiene mucho talento y hace de su apasionada entrega en cada actuación, un poema musicado por los olés de los espectadores presentes en el coso. Aunque actúa muy poco, deberá retirarse pronto, pues cada una de sus actuaciones son otras tantas oportunidades que le da a la muerte.

El amigo de Ann nos invitó a cenar en La Cúpula, muy cerca del monumento más emblemático de Barcelona, La Sagrada Familia. Acabamos en su casa, en la parte alta de Barcelona. Yo sola y ellos follando. Cuando me empezaron a llegar los primeros gemidos de los amantes comencé a masturbarme. Lo hice tranquilamente, sintiendo hasta por los huesos. Estar sola en la cama, con aquella música de fondo, era muy agradable. Hundía mis manos en mi propio coño, cruzaba las piernas y me retorcía sobre las suaves sábanas.

Imaginaba a Ann follando con su amigo. ¿Estarían haciéndolo de forma tradicional, o le estaban sacando punta al Kama Sutra? Tal vez lo estaría masturbando con las tetas… De vez en cuando sacaba mis dedos del coño y me los chupaba, como si se tratara de una polla. A medida que los gemidos crecían, también crecía mi excitación. Mis sentidos se fueron turbando y una especie de momento mágico me trasladó a ese lugar indefinido y fantástico en el que se cocinan los buenos orgasmos. Era toda sensibilidad, captaba todos los mensajes de mi cuerpo, todos sus aromas… Me regalé un orgasmo maravilloso…

El viaje de vuelta lo hicimos dándole a la cabeza sobre como podríamos cambiar el mundo. Asuntos habituales, creo, en la gente de nuestra edad. Pero acabamos pensando en hacer un partido político que se llamara Amigos del sexo. Estaría bien. Gente liberada, sin ataduras innecesarias, sin moralinas… El último tramo Ann lo hizo profundamente dormida y yo releyendo El Romancero Gitano, de García Lorca, una de las creaciones más importantes del pasado siglo. Es una obra altamente profunda y estética. Un placer para los sentidos. De todo el poemario, me quedo con La casada infiel, posiblemente por mi amor a los amores impuros…

Al llegar a Madrid llamé a Ángel y quedamos en ir al cine por la tarde y tomar algo a la salida. La película no fue muy allá. Un seis sobre diez. Comimos algo ligero y nos fuimos a mi casa. Lo hicimos caminando, despacio, recreándonos en cada paso y en cada beso que nos dábamos. No necesitábamos hablar, nos mirábamos a los ojos y nos entendíamos a la perfección… Ya entre mis cuatro paredes, un buen cava nos hizo perder las luces del entendimiento y nos amamos hasta que nos abandonaron las fuerzas.

Estaba completamente mojada mucho antes de llegar a la cama y sentí como su polla entraba con suavidad pero ocupando toda mi cavidad. Que penetración tan buena… sus acometidas eran las justas y las saboreaba como si fueran las últimas de mi vida. Su polla entraba y salía de mi cuerpo con una precisión milimétrica, hasta que nos corrimos juntos e hicimos, otra vez, de aquellos momentos algo eterno.

Tras descansar un rato, Ángel me abrió las piernas y fue besandome, chupándome, desde los dedos de los pies, hasta mi empantanado coño. Me lamió y me relamió, hasta que mi cuerpo volvió a vibrar y mis gemidos se hicieron tan grandes que tuvo que taparme la boca para no liarla con los vecinos. Me volví a correr y nada más hacerlo le pedí que me la metiera en la boca, quería que se corriera en mi garganta, saborear aquella crema tan embriagadora y que tanto me gustaba.

Me levanté bien entrada la mañana. Tenía el desayuno en la mesa y una nota de Ángel en la que me decía que no podía quedarse, tenía bastante trabajo.

Una llamada telefónica dio al traste con tanta felicidad. Mi madre me llamó para decirme que cogiera el primer avión y volviera. Me hundí en un profundo dolor. No dijo nada más, no era necesario.

No me despedí de nadie.

Ángel Alcalde

Veinte primeras entregas

VOLVER

LA VENTANA DE CLM

EL OBSERVADOR

VIÑETA CLM

Viñeta del 24.07.2017

LAS CORTES CLM

Sigue en directo toda la actividad de nuestras Cortes
Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

FORO DE EDUCACIÓN

¿Que educación queremos?

Entra en este FORO, esperamos tu opinión.

LO ÚLTIMO / LO MÁS LEIDO

El presidente de la Federación de Fútbol de CLM desmiente las acusaciones de Pino Zamorano: "No me he llevado ni un duro"

El presidente de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha, Antonio Escribano, ha desmentido las diversas acusaciones realizadas por el exárbitro Alfonso Pino Zamorano a través de una entrevista en...

La Copa de Fútbol de Castilla-La Mancha fomentará la prevención de la violencia en el deporte

La Copa de Fútbol y Fútbol Sala de Castilla-La Mancha comenzará todos sus partidos con la campaña del Gobierno regional ‘En el deporte jugamos todos’, para que los futbolistas de élite de...

Buena actuación de 'Nuestro Ajedrez en Europa' en el Campeonato de España Sub 14

Tres ajedrecistas de la escuelas de Villafranca y Alcázar han participado en el encuentro que se ha celebrado en Salobreña (Granada)

ATRAPADOS EN LA RED

LECTORES

VER +

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

BLOGS

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L.
CIF: B45705647
contacta@dclm.es   publicidad@dclm.es

DCLM.es. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.