JUEVES, 26 DE ABRIL DE 2018 · 15:27h.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en YouTube

DCLM.ES · BLOG · Relatos Bestiales · Ángel Alcalde

BLOGS. Relatos Bestiales
Ángel Alcalde

27.07.2017

Memoria sexual de una estudiante (27)

27.07.2017

Relatos Bestiales por Ángel Alcalde

comentarios

Volví al Cuéntame una semana más tarde, con la intención de conseguir savia nueva. Para ello me puse atractiva, vestida con sedas preciosas y otros complementos que siempre realzan a la mujer. Cuando empecé a disfrutar de mi copa, note como las miradas de dos hombres me taladraban. Solía sentarme junto a un ventanal, de forma que cuando no quería atender algún gesto, alguna mirada, con volver la cara hacia la calle, santas pascuas. Pero aquellos ojos tenían cierto magnetismo, los aguantaba y me gustaba. Entendieron que iban a ser bien recibidos y se acercaron a mi mesa.

—No te hemos visto antes por aquí. ¿Eres nueva en este sitio?

—Si. Acabo de llegar. Soy norteamericana.

—¿Turismo?

—Estudios. Doctorado. ¿Y vosotros?

—Bancarios. Le pedimos su dinero a la gente…

—Perdona –dijo el que no había abierto la boca hasta ese momento— ¿sabes que este es un lugar de encuentros?

—Lo sé. Vengo porque me gusta follar.

—Entonces ¿subirás a nuestro apartamento? Está cerca de aquí.

—¿Con los dos?

—Sí. Si te apetece.

Convinimos en no dar nombres y numerarnos. Yo era la número uno y ellos el dos y el tres respectivamente.

Nuevamente me encontré ante dos fuegos. Dos fuegos amigos capaces de incendiar mi cuerpo antes de llegar a la cama para nadar en un mar de deleites sensuales. Desde el principio fui perforada, simultáneamente, por delante y por detrás por sus engrosados miembros. Tenía que soportar de la mejor manera posible sus excitados movimientos. El número dos fue el primero en descargar y arrojó un chaparrón de leche en mis intestinos. Le siguió el tres, inundando mi matriz con un grito indescriptible. Así, empalada por delante y por detrás, recibí la descarga de los dos vigorosos amigos mezclándose con la mía.

Tras unos minutos de recomposición, el número dos preguntó:

—¿Qué tal numero uno?

—Bien, dispuesta para otro ataque.

El tres no se lo pensó dos veces y me tomó en sus brazos, besandome apasionadamente, metiéndome la lengua hasta la garganta. De los besos pasamos a las otras caricias y, tras un firme empujón, me volvió a tumbar sobre la cama. Sus dedos alcanzaron pronto los pliegues de mis nalgas. El numero dos permanecía en pie, observando silenciosamente el excitante acto. Cuando mis manos tocaron su miembro ya lo encontré con un volumen considerable, con su redonda cabeza desnuda y palpitante por el ansia del disfrute.

—Joder, que tieso está –dije—después de haber follado hace tan solo unos minutos.

Sentí la suave presión sobre mi vaina y después vinieron unas cuantas y vigorosas embestidas hasta hundir aquella polla hasta lo más profundo de mi cuerpo. Siguió un intervalo de rápidas acometidas y presiones firmes y continuas, hasta que un murmullo sordo en mi garganta anunció que el combate amoroso había llegado rápidamente al sistema nervioso. Con la cabeza echada hacia atrás, los labios partidos y los dedos crispados, mi cuerpo, mis ojos vidriosos y mis manos temblorosas revelaban a las claras mi estado. Me estaba corriendo tras un placer inmenso. Poco después lo hizo él. La masa entera de aquella potente arma había trabajado deliciosamente en mis amadas partes.

—Estoy completamente saciada –dije dirigiéndome al numero dos.

—No te preocupes por mi, cielo. Podemos dar por concluido el encuentro.

Caminando hacia casa, iba pensando en los turgentes miembros de los hombres con los que acababa de estar. Y en mi briosa carrera hacia el placer, que se había vuelto a manifestar nada más pisar tierra española.

Ángel Alcalde

Veinte primeras entregas

Entrega 21

Entrega 22

Entrega 23

Entrega 24

Entrega 25

Entrega 26

VOLVER

LA VENTANA DE CLM

EL OBSERVADOR

Un minuto de aplausos: ¿quién aplaude ahora? | Curro Verdejo

llos hoy son cómplices, porque con sus aplausos amnistiaban las mentiras, las malas artes y los abusos de poder, frente a los jóvenes que se parten el pecho por pagar y luego cursar esos estudios.

Ribereños a Sánchez: "Si sigue alimentando a aguatenientes traicionará a CLM"

Asociación de Municipios Ribereños a Pedro Sánchez (PSOE): "Si su idea es mantener los trasvases existentes, nos tendrá en su contra".

La UCLM analiza la reforma constitucional y la gestión del agua

En el XXVIII Seminario de Estudios Autonómicos, en el Campus de Toledo, organizado por el Centro de Estudios Europeos.

El Festival de Almagro abre este viernes sus taquillas

Saca a la venta más de 30.000 entradas.

Cuenca, las Ciudades Patrimonio y Madrid presentan su oferta turística

En un evento realizado en el Centre del Carme Cultura Contemporània de Valencia.

VIÑETA CLM

Viñeta del 26.04.2018

LO ÚLTIMO / LO MÁS LEIDO

ATRAPADOS EN LA RED

LAS CORTES CLM

Sigue en directo toda la actividad de nuestras Cortes
Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

FORO DE EDUCACIÓN

¿Que educación queremos?

Entra en este FORO, esperamos tu opinión.

DCLM contra el Trasvase Tajo-Segura

Se hace necesario "clamar al cielo" con unidad y poner punto final al hecho de esquilmar cíclicamente nuestra tierra con los trasvases del Tajo al Segura.

DCLM contra el cementerio nuclear en Castilla-La Mancha

Pocos recuerdan que, antes de ser presidenta de Castilla-La Mancha, Cospedal se opuso, pública y radicalmente, a la instalación de un cementerio nuclear en nuestra región.

BLOGS

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L.
CIF: B45705647
contacta@dclm.es   publicidad@dclm.es

DCLM.es. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.