Editor: César Ortega  |  12:43h. 25.05.2017

ALBACETE

CIUDAD REAL

CUENCA

GUADALAJARA

TOLEDO

CAJON DESASTRE


12/10/2016 18:13h.

MANUEL ORTEGA

Quédate a mi lado

Sin comentarios Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti


Quien no haya sentido la extraña soledad del soltero no entenderá este post. El soltero es ese ser que está solo. Solo como sustantivo, solo como definición, solo hasta estar incluso sin acento. Solteros, separados, divorciados, da igual. Están solos todos ellos y todas ellas. La extraña soledad es a veces una buena vacuna contra la falsedad de un compromiso vacío y contra relaciones vacías en general. Lo ideal es encontrar tú a alguien y no al revés, pero lo habitual son los días y noches donde unos y otras te encuentran.

Pasan los años, encuentras a la mujer de tu vida y casi de inmediato estás mirando, incrédulo, la marcha de tus hijos. Porque sabes que detrás se irán todos los demás. Cómo parar el tiempo, no lo sabes. La culpa es de los momentos felices que pasan demasiado rápido.

A lo largo de mi vida he ido dejando recuerdos, como migas de pan, formando un rastro en mi cabeza a través del tiempo para saber quién soy realmente y como encontrarme, en caso de necesitarlo. Son recuerdos exactos, concretos y llenos de detalles. Sé cuál es el primero de esos recuerdos, con ocho años, bajando la escalera del colegio una tarde de marzo al final de las clases, pensando que sentirse feliz es un esfuerzo personal que no debía esperar a que otros resolvieran.

Y sé cuál es el último, el día de mi 50 cumpleaños, bajando otra escalera, la del apartamento hacia la playa una mañana luminosa de agosto en el sur de Tenerife, con la familia aún dormida, el aire todavía fresco por la maresía nocturna y la Gomera en el horizonte bañada por el sol radiante, sabiendo que la felicidad es un boomerang que debes lanzar y esperar recibirlo de vuelta.

Y en el medio, mi familia, mi verdadera vida, que realmente es demasiado breve para desperdiciarla de cualquier otra manera que no sea amándola. Respirar el mismo aire y mirarnos a los ojos, porque eso es lo que somos. Caras con ojos, somos gente.

Todo esto me recuerda un tema de Golpes Bajos, aquella banda legendaria del pop gallego de los 80, llamado "no mires a los ojos de la gente". Parece la historia de un esquizofrénico, nunca lo escuché tan a fondo como para entenderla, pero recuerdo bien que termina con la voz nasal de German Coppini rogando "quédate a mi lado, no te marches más". Es un vídeo grabado en estudio, de su mejor álbum, "Vivo" de 1998, empieza con mala calidad, como un flash back, pero a los 25 segundos mejora mucho. Tal vez alguien se sorprenda de ver en el grupo a un Teo Cardalda justo antes de crear su propia banda, "Cómplices". En fin, disfruten el domingo en la mejor compañía.

Manuel Ortega

COMENTARIOS (0) Dclm.es NO publicará comentarios que contengan cualquier tipo de insulto o amenaza

Viñeta del 24/05/2017

publicidad

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?

Date de alta en nuestro boletín

publicidad

publicidad

Siga en directo toda la actividad de nuestras Cortes, Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

publicidad

publicidad

Asamblea Universitarios Albacete | Huelga General Educativa 9 de marzo

Julián Atienza García | Justificar lo injustificable: Tránsfugas de ahora y de siempre

María José García | Problemas con los autobuses de la línea Madrid-Toledo

Julián Atienza García | Cada vez somos menos

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

publicidad

Orgaz Villa Monumental

publicidad

23/05/2017 19:22h.

ROSI

La modelo y la fotógrafa

Ver blog

24/05/2017 10:45h.

ÁNGEL ALCALDE

Memoria sexual de una estudiante (11)

Ver blog

19/05/2017 18:28h.

EDGAR

Dos cortes con lata

Ver blog

Puedes participar en estos blogs enviando tus artículos a contacta@dclm.es

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L. | CIF: B45705647 | contacta@dclm.es | publicidad@dclm.es