Editor: César Ortega  |  23:25h. 24.05.2017

ALBACETE

CIUDAD REAL

CUENCA

GUADALAJARA

TOLEDO

RELATOS ERÓTICOS

09/05/2017 18:55h.

ÁNGEL ALCALDE

Memoria Sexual de una estudiante (1)

Sin comentarios Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti




"El proceso sexual,
o sea, el proceso biológico
expansivo del placer, es el proceso
vital productivo per se".

(Wilhelm Reich)


Me llamo Carolina White y soy americana, de Boston. Veintitrés años, alta, delgada y estilosa. Ojos claros, media melena, pelirroja y buena estudiante. Me gusto, es evidente. Recién graduada en Filología Hispánica, llegué a España para hacer mi tesis doctoral sobre algo que me apasiona: El Teatro del Siglo de Oro Español. Soy de familia conservadora, pero mi talante es muy liberal, sobre todo en los asuntos de sexo.

En este sentido tengo que decir que en el Instituto de enseñanza secundaria, comenzaron mis primeros escarceos amorosos. Después, en el Smith Colleges, la Universidad solo para mujeres de Massachussets, ya hacía yo mío un pensamiento de Anaïs Nin: Cualquier forma de amor que encuentres, vívelo. Pero fue en España, en Madrid, donde me consolidé como un putón verbenero, donde empecé a vivir el sexo en su máximo esplendor, a entenderlo siempre como un punto de partida, nunca como una meta…

Mi aventura sexual española comenzó al día siguiente de mi llegada. En Madrid me esperaba Ann Secret, compatriota y compañera de Universidad, que también hacía su tesis en el ámbito de la medicina. Ocurrió que, por pura casualidad, nos sentamos a tomar una copa en un espacio mítico, el Café Gijón, sitio muy frecuentado por actores, escritores, políticos, etc. Un local con mucho encanto.

Picamos algo de comer y las copas fueron más de una. Se notaba que éramos nuevas en el lugar y tal vez por eso, pasada ya la media noche, aparecieron dos jóvenes, bien parecidos, con ese aire inconfundible de la bohemia española. Nos pidieron permiso para sentarse con nosotros y, encantadas, iniciamos una conversación que empezó con la banalidad lógica en unos desconocidos, pero que luego derivó a temas concretos y que acabó completamente desmadrada hablando de sexo y otros temas allegados…

Nuestro guión no estaba escrito y pasó lo previsible. Acabamos follando los cuatro en la habitación de un hotelucho de ínfima categoría. La noche resultó inolvidable. Fueron muchas las sensaciones que empecé a vivir, acompañadas siempre de ese aire de libertad imprescindible para el buen gobierno del cuerpo.

Para empezar hay que decir que fue la primera vez que me comieron el coño como debe ser, con seriedad, con generosidad, con maestría, con imaginación… Aquella noche me corrí varias veces. Fui taladrada por detrás y por delante, masturbada y lamida por todos lados. Mi cuerpo parecía flotar por aquella habitación tan pequeña y tan lujuriosa. Ann iba a la zaga pero siempre entraba al trapo de su amigo.

Aquellos chicos resultaron ser periodistas y con ellos conocimos, aparte de las técnicas amatorias que tanto nos gustaban, un país que, culturalmente, merece la pena. Daba gusto mezclar los poemas de Quevedo o de Lope, con el sudor de nuestros cuerpos fatigados de tanto follar. Tan pronto investigábamos los enredos del Teatro Clásico, como los pliegues de nuestra piel…

Nuestros paseos culturales eran frecuentes por el centro de Madrid. Se nos podía ver visitando un estatua de Cervantes, o un convento donde en su fachada hay una lápida de mármol en honor del mas glorioso hombre de letras español. En la famosa zona literaria han vivido, aparte de Cervantes, Quevedo, Lope, Góngora…

Ángel Alcalde

COMENTARIOS (0) Dclm.es NO publicará comentarios que contengan cualquier tipo de insulto o amenaza

Viñeta del 24/05/2017

publicidad

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?

Date de alta en nuestro boletín

publicidad

publicidad

Siga en directo toda la actividad de nuestras Cortes, Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

publicidad

publicidad

Asamblea Universitarios Albacete | Huelga General Educativa 9 de marzo

Julián Atienza García | Justificar lo injustificable: Tránsfugas de ahora y de siempre

María José García | Problemas con los autobuses de la línea Madrid-Toledo

Julián Atienza García | Cada vez somos menos

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

publicidad

Orgaz Villa Monumental

publicidad

23/05/2017 19:22h.

ROSI

La modelo y la fotógrafa

Ver blog

24/05/2017 10:45h.

ÁNGEL ALCALDE

Memoria sexual de una estudiante (11)

Ver blog

19/05/2017 18:28h.

EDGAR

Dos cortes con lata

Ver blog

Puedes participar en estos blogs enviando tus artículos a contacta@dclm.es

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L. | CIF: B45705647 | contacta@dclm.es | publicidad@dclm.es