publicidad

Editor: César Ortega  |  09:00h. 25.06.2017

ALBACETE

CIUDAD REAL

CUENCA

GUADALAJARA

TOLEDO

RELATOS ERÓTICOS

10/05/2017 19:43h.

ÁNGEL ALCALDE

Memoria Sexual de una estudiante (2)

Sin comentarios Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti


Fijé mi residencia en Madrid en la calle Gaztambide, en el barrio de Arguelles, cerca de la Complutense, al ser esta mi universidad de acogida para hacer el doctorado. Rápidamente me reuní con mi director de tesis, con dramaturgos, críticos literarios, directores de teatro y con profesores de Filología Hispánica. No había tiempo que perder.

Me veía con Ángel (mi primer amigo de cama) de forma regular, y follábamos en su casa o en la mía. Ángel viajaba mucho por motivos de trabajo y eso hacía que la relación no se viciara por exceso de peso sentimental. Ello me permitía alternar con otras personas, fundamentalmente más vinculadas al mundo de mi formación.

Un día, tras despachar con mi director, me hizo ver su deseo de invitarme a cenar en su casa, para que pudiera apreciar sus cualidades de cocinero. En realidad lo que quería era echar un polvo conmigo. Se lo dije y me lo confirmo:
—No hay quien te engañe, eres más lista que el hambre…

—Yo voy, pero si no me gusta la cena, de follar ni hablamos…

Mi director de tesis se llamaba Rafael y era un catedrático reconocido prestigio. No parecía, sin embargo, un amante adelantado. Su mujer también era profesora y se encontraba en Brasil en un congreso. Tardaría dos semanas en volver, así que hicimos una buena cena y follamos con tranquilidad.

Tras el polvo de reconocimiento, que no estuvo mal, pasamos a una fase en la que yo tomé la iniciativa. Cogí su polla, me la metí en la boca y me ofrecí en una postura ideal para iniciar un bonito "sesenta y nueve". Su polla semiflácida se endureció nuevamente al contacto con mi lengua y mi saliva. Mi compañero merodeaba por mis muslos, pero le notaba ciertos remilgos al encararse directamente con mi sexo y tuve que llamarle la atención. Le dije que se dejara de rodeos y que hundiera su lengua en mi vagina hasta que yo dijera basta. Que la moviera a mil por hora por los confines de mi clítoris hasta dejarlo deshecho. Que se olvidara de la Universidad, de su mujer y de mi tesis.

Me hizo caso y yo le respondí llevándolo, otra vez, hasta el séptimo cielo, cuando su caliente semen inundó mi garganta y me tragué hasta la última gota.

Ángel Alcalde

Entrega 1

COMENTARIOS (0) Dclm.es NO publicará comentarios que contengan cualquier tipo de insulto o amenaza

Viñeta del 24/06/2017

publicidad

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?

Date de alta en nuestro boletín

publicidad

publicidad

Siga en directo toda la actividad de nuestras Cortes, Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

publicidad

publicidad

Asamblea Universitarios Albacete | Huelga General Educativa 9 de marzo

Julián Atienza García | Justificar lo injustificable: Tránsfugas de ahora y de siempre

María José García | Problemas con los autobuses de la línea Madrid-Toledo

Julián Atienza García | Cada vez somos menos

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

publicidad

Illescas

publicidad

Orgaz Villa Monumental

publicidad

15/06/2017 12:20h.

KIMI

Pereza

Ver blog

15/06/2017 12:58h.

ÁNGEL ALCALDE

Memoria sexual de una estudiante (18)

Ver blog

15/06/2017 12:38h.

EDGAR

Servidumbre de paso

Ver blog

Puedes participar en estos blogs enviando tus artículos a contacta@dclm.es

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L. | CIF: B45705647 | contacta@dclm.es | publicidad@dclm.es