publicidad

Editor: César Ortega  |  19:32h. 26.04.2017

ALBACETE

CIUDAD REAL

CUENCA

GUADALAJARA

TOLEDO

06/02/2017 | ELOBSERVADORDCLM

CMM, la TV autonómica, remontó la cuesta de enero con nota

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti

Dicen algunos profesionales de la comunicación que no hay nada más parecido a los fuegos artificiales que la televisión. El empeño tenaz por llegar a una noticia cuanto antes, a menudo luchando con la incomprensión de las fuentes, la urgencia del montaje, la puesta en escena en apenas un minuto, son lo más parecido a la labor diaria de unos operarios de pirotecnia que se afanan por construir efímeros castillos invisibles que se desharán en tableteos luminosos y fugaces en la noche. Y al día siguiente, de nuevo volver a empezar, sin la satisfacción, cada vez más mínima en la era digital, de poder echar un vistazo al reportaje impreso, negro sobre blanco, del rimero de periódicos o revistas atrasados, o sin la profundidad reflexiva que todavía conservan las ondas hertzianas cuando se comprime un archivo de sonido.

Es todo tan breve, prosiguen, tan instantáneo, tan presurosos los ademanes, que incluso las audiencias se miden por días y no por oleadas o controles de difusión en las rotativas y los puntos de venta. Y los créditos son el telón que cae irremediable cada jornada para cubrir el sudor frío y la incertidumbre que recorren a quienes se afanan por llegar a tiempo al rompecabezas puntual de la escaleta. Ni siquiera los diez o veinte segundos de un in situ, una medianilla o un directo (ahora más viables desde el punto de vista técnico), pueden recompensar a veces el miedo escénico, ese pánico a un auditorio multitudinario y a la vez vacío que se agazapa detrás del objetivo mudo de la cámara.

Y los audímetros suelen ser implacables, sobre todo en las cadenas comerciales donde la relación entre oferta y demanda no puede ser más ajustada. Esos medidores, que casi nadie reconoce tener en el salón de su casa, marcan el precio del éxito o el sabor de la derrota en unos pocos días y son capaces de echar por tierra los proyectos más consolidados. Aunque a veces son un respaldo, meritorio y merecido, a un esfuerzo común por congraciarse con los espectadores, como ocurrió el mes de enero en Castilla-La Mancha Media (CMM).

Según Barlovento Comunicación, la cadena autonómica cerró con un 5,6 de cuota de pantalla, solo dos puntos por debajo de la media de las televisiones agrupadas en FORTA. Y un punto más que en 2016 donde ya arañó tres décimas respecto a 2014 (4,4) con el anterior equipo directivo encabezado por Nacho Villa.

Puede parecer para los legos en el público objetivo, el share y las mediciones audiovisuales que un punto no es casi nada. Pero en un momento crítico donde la oferta televisiva se ha fragmentado de manera extraordinaria y el mando a distancia tienta al potencial cliente con infinidad de propuestas, gratuitas o de pago, es muy importante que los medios de comunicación públicos -en este caso de titularidad regional- no se queden en posiciones residuales, como ya estuvo a punto de ocurrir la legislatura pasada. No en vano, en enero de 2013 la cadena se quedó en un 4,2 cuando en 2010, solo un año antes de las elecciones que ganó Cospedal, había marcado un 8,8. Sirva como referente que TV3, la autonómica catalana, que fue la más vista en enero de este 2017, llegó a un 10,6.

Son concluyentes las cifras, por muchos que algunos quieran retorcerlas o estrujarlas para arrimar el agua a su molino cuando hasta hace no tanto evitaron mojarse en cuestiones flagrantes como la manipulación, las sanciones o la pérdida de prestigio social. Hoy la emisora de los castellanomanchegos, que se debatió por salir del farolillo rojo hace no tanto, está por delante de sus homólogas canaria, asturiana, madrileña o balear.

La cuesta de enero parece haber sido propicia, pero como dirían los más realistas (esos optimistas bien informados), los fuegos de artificio se han desvanecido ya en el aire y hay que seguir vigilantes para que toda Castilla-La Mancha se reconcilie finalmente con este soporte multimedia del que muchas (demasiadas) personas huyeron en el pasado no tan remoto.

No están tan lejos la Comunidad Valenciana y Canal 9 ("del 23 al 4", como tituló un diario levantino) para comprender que esa diáspora silenciosa del público, esa pérdida de influencia social, es a menudo la coartada perfecta para invocar la sanidad o la educación y echar el cierre después de haber arruinado la aspiración de servicio público y haber privatizado (perdón, externalizado) hasta el mensaje de Marshall McLuhan.

Viñeta del 25/04/2017

publicidad

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?

Date de alta en nuestro boletín

publicidad

publicidad

¿Te preocupa la Educación? Entra en este FORO, esperamos tu opinión

Siga en directo toda la actividad de nuestras Cortes, Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

publicidad

publicidad

Asamblea Universitarios Albacete | Huelga General Educativa 9 de marzo

Julián Atienza García | Justificar lo injustificable: Tránsfugas de ahora y de siempre

María José García | Problemas con los autobuses de la línea Madrid-Toledo

Julián Atienza García | Cada vez somos menos

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

publicidad

Orgaz Villa Monumental

publicidad

21/04/2017 13:20h.

JOAQUÍN ORTEGA HERRERA

Los cinco nacionales y el rojo

Ver blog

20/04/2017 14:13h.

ROSI

Currito

Ver blog

21/04/2017 14:18h.

KIMI

Tron, Don y un móvil de secano

Ver blog

Puedes participar en estos blogs enviando tus artículos a contacta@dclm.es

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L. | CIF: B45705647 | contacta@dclm.es | publicidad@dclm.es