publicidad

Director: César Ortega  |  06:23h. 28.03.2017

ALBACETE

CIUDAD REAL

CUENCA

GUADALAJARA

TOLEDO

20/03/2017 | ELOBSERVADORDCLM

¿Por qué no queremos (aclamamos) a nuestros políticos?

Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti


En lo archivos está un tal Nayib Bukele, un joven de San Salvador que llegó a ser alcalde de un pueblo llamado Nuevo Cuscatlán. No solo cumplió su palabra electoral, acabó con la delincuencia, ofreció becas para estudiar inglés, generó un proyecto para ofrecer alimentos a las personas de la tercera edad, atención médica las 24 horas en una nueva clínica municipal y pronto se convirtió en el líder más aclamado de América, tanto que llegó a ser considerado una especie de mesías, un salvador de la política. Decían que servía al pueblo con honestidad, sin intereses de por medio, sin revanchas de color político, sin mentiras camufladas y sin insaciable hambre de poder.

Hace mucho que no sentimos en España el calor sincero de los ciudadanos aclamando a un político, a un estadista. En la última encuesta del CIS del mes de febrero ninguno supera el aprobado. Javier Fernández, presidente de la Gestora del PSOE, consigue un 4,12; Albert Rivera, un 3,56; Mariano Rajoy, un 3,10; y Pablo Iglesias, un 2,87.

Como para aclamaciones multitudinarias. Lo cierto es que la clase política no está en los corazones de los ciudadanos. Primero por la corrupción y luego por sus comportamientos personalistas, dijo Churchill: "no quieren ser útiles sino importantes".

Parece además instaurada ya la idea de que para ganar a un contrincante la única y mejor manera es triturar su imagen en vez de demostrar la propia valía, el esfuerzo, el trabajo inteligente por la comunidad. Siempre se trata de ganar por la derrota o el derribo del contrario, no por demostrar la virtud, la entrega y el trabajo personal.

En Castilla-La Mancha la gente no dejaba respirar a José Bono cuando viajaba por nuestra geografía. Era aclamado, abrazado y besado. En el polo contrario, María Dolores de Cospedal debía llevar cada vez más policías y se colocaba un cerco para que no le llegaran los abucheos.

Tenemos ahora a un presidente, Emiliano García-Page, que también es querido porque trabaja por la región y procura ser siempre muy cercano. Es dialogante y en su política prima las necesidades sociales. En el polo opuesto, en la oposición, el PP de la región utiliza cada día la trituradora para intentar minar su imagen.

Sobre estos temas deben meditar a veces nuestros políticos y sus partidos.

elObservadorDCLM




Viñeta del 27/03/2017

publicidad

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?

Date de alta en nuestro boletín

publicidad

¿Te preocupa la Educación? Entra en este FORO, esperamos tu opinión

Siga en directo toda la actividad de nuestras Cortes, Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

publicidad

publicidad

publicidad

Asamblea Universitarios Albacete | Huelga General Educativa 9 de marzo

Julián Atienza García | Justificar lo injustificable: Tránsfugas de ahora y de siempre

María José García | Problemas con los autobuses de la línea Madrid-Toledo

Julián Atienza García | Cada vez somos menos

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

publicidad

Orgaz Villa Monumental

publicidad

24/03/2017 13:27h.

CUÉLLAR

El Miedo

Ver blog

24/03/2017 13:58h.

ROSI

¡Oh, princesa!

Ver blog

Puedes participar en estos blogs enviando tus artículos a contacta@dclm.es

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L. | CIF: B45705647 | contacta@dclm.es | publicidad@dclm.es