Editor: César Ortega  |  17:33h. 24.05.2017

ALBACETE

CIUDAD REAL

CUENCA

GUADALAJARA

TOLEDO

SANTIAGO TRANCÓN PÉREZ

SANTIAGO TRANCÓN PÉREZ

Ni España una, ni España plural

Sin comentarios Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti

27/12/2016

Existe un método para describir la evolución de nuestra situación política: analizar los términos que se ponen de moda. Ahora le toca el turno a plural. Aparece en boca de casi todos, a propósito y despropósito, a cuento y sin cuento, con ton y sin son. Hace tiempo que ha entrado en la jerga política de mano de los nacionalistas, pero es ahora cuando ha irrumpido con fuerza gracias a Podemos, todas las mareas y esos neoindependentistas que dicen no serlo pero a quienes no les importa parecerlo. Todos se agarran al cuello de la España plural, unos con la clara intención de estrangularla, otros con el sincero propósito de salvarla. ¿Pero qué quieren decir unos y otros con este forzado y retorcido sintagma de "la España plural"?

Plural se opone a singular. Sabemos que el lenguaje define sus términos por oposición (semántica) y contraste (sintáctico). El lenguaje establece sus reglas de relación semántica y de combinacion morfo-sintáctica. Si estas normas se alteran arbitrariamente provocan una disfunción del lenguaje y obligan a los hablantes a recomponer como pueden los nexos lingüísticos, el campo semántico y el sentido de las nuevas combinaciones paradigmáticas y sintagmáticas. La introducción forzada de determinados usos terminológicos no es algo, por tanto, inocuo o insignificante. Si se trata de usos incorrectos, como es el caso, el primer efecto es provocar una especie de "vacío mental", o sea, la imposibilidad de dotar de un significado claro a los nuevos sintagmas. Es lo que nos pasa con la España plural, que no sabemos, en principio, qué significa exactamente.

Sí sabemos, y aquí radica su eficacia, la intención con que se usa, que no es otra que oponerse a otro sintagma igualmente confuso e incorrecto: la España una. De aquella consigna franquista de la "España una, grande y libre" ha nacido este hijastro terminológico de la España plural.

Me explico. Podemos decir que existe una España, pero no que exista una España una. No es lo mismo. Del mismo modo, podemos decir que existen dos, tres, varias Españas, pero no que exista una España plural. Lo contrario del singular (una España) es el plural (varias Españas). Pero la mayoría de quienes usan el sintagma España plural tan profusa y confusamente no quieren afirmar que existan varias Españas, como pareciera, sino que en realidad no existe ninguna. Es como si hicieran una cabriola mental para afirmar que sí, España existe, pero sólo de momento, sólo por imposición o por la fuerza. Si quisieran referirse a la existencia de varias Españas tendrían que especificar cuántas y cuáles son esas Españas. Sería legítimo y gramaticalmente correcto. Ya lo hizo Cervantes en el Quijote, usando ese plural, las Españas, porque en su tiempo, además de la España peninsular, existía realmente otra España, la España de Ultramar.

Como no va por ahí la cosa, sino que se trata de encubrir lo que se piensa (o sea, que España no es más que un invento, un Estado fallido, una nación impuesta, hecho del que se deriva un derecho, el de la autodeterminación o secesión), conviene desenmascarar la trampa política amparada en esta perversión lingüística. El lenguaje, incluso el de la política, tiene que comprometerse con la verdad y la claridad, pues de lo contrario se transforma en manipulación y desprecio a los ciudadanos y a los hablantes.

Sería mucho más honesto que los politicos dejaran de usar tanta terminología tramposa, encubridora e intoxicadora, y dijeran con valentía lo que piensan, sin tratar de imponernos con engaños su particular visión de lo que es o no es España. Unos con el propósito no disimulado de avanzar hacia su único objetivo, la independencia; otros para tratar de aplacar a los separatistas con cesiones y concesiones (verbales y no verbales, confesables y no confesables) supuestamente astutas o dilatadoras del verdadero problema, que no es otro que la disolución del actual Estado democrático, con todas las consecuencias que esto supondría para la mayoría de ciudadanos. Que ni unos ni otros se engañen ni nos engañen, y menos violentando el sentido de los términos y la estructura del lenguaje, nuestro último bien común. Porque no, no existe ninguna España plural, del mismo modo que no existe un ciudadano plural, una lengua plural o un Estado plural. Podemos hablar de la diversidad de España (cultural, lingüística, étnica, geográfica, etc.), pero eso no es lo mismo que negar la realidad nacional de España, un Estado plenamente democrático, que es lo que expresa ese sintagma espurio de la España plural o plurinacional, su lógico derivado.

Santiago Trancón Pérez

COMENTARIOS (0) Dclm.es NO publicará comentarios que contengan cualquier tipo de insulto o amenaza

Viñeta del 23/05/2017

publicidad

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?

Date de alta en nuestro boletín

publicidad

publicidad

¿Te preocupa la Educación? Entra en este FORO, esperamos tu opinión

Siga en directo toda la actividad de nuestras Cortes, Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

publicidad

publicidad

Asamblea Universitarios Albacete | Huelga General Educativa 9 de marzo

Julián Atienza García | Justificar lo injustificable: Tránsfugas de ahora y de siempre

María José García | Problemas con los autobuses de la línea Madrid-Toledo

Julián Atienza García | Cada vez somos menos

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

publicidad

Orgaz Villa Monumental

publicidad

23/05/2017 19:22h.

ROSI

La modelo y la fotógrafa

Ver blog

24/05/2017 10:45h.

ÁNGEL ALCALDE

Memoria sexual de una estudiante (11)

Ver blog

19/05/2017 18:28h.

EDGAR

Dos cortes con lata

Ver blog

Puedes participar en estos blogs enviando tus artículos a contacta@dclm.es

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L. | CIF: B45705647 | contacta@dclm.es | publicidad@dclm.es