Editor: César Ortega  |  03:50h. 26.05.2017

ALBACETE

CIUDAD REAL

CUENCA

GUADALAJARA

TOLEDO

ANTONIO REGALADO

ANTONIO REGALADO

Oro, incienso y...mirra

Ver comentarios (1) Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti

05/01/2017

«HABIENDO NACIDO Jesús en Belén, durante el reinado de Herodes, vinieron unos magos de Oriente guiados por una estrella… Hallaron al niño con María, su madre; se postraron para adorarlo y, abriendo sus cofres le ofrecieron oro, incienso y mirra».

Sí, todos sabemos qué es el oro. Ese noble metal que acostumbramos a relacionar con la riqueza y el poder. De ahí que al Hijo de Dios se le conozca como el Rey de Reyes. Y también conocemos el incienso, esa resina olorosa que se quema en ceremonias religiosas.

Pero se han preguntado ¿qué es la mirra? Pues un arbusto que crece en Somalia, Abisinia, Nubia y Arabia. Para obtener la mirra pura se realizan incisiones en la corteza de la planta y de estas heridas fluye en forma de lágrima una sustancia rojiza, traslúcida y brillante.

En la antigüedad era considerada como un material precioso y usada en inciensos, perfumes, ungüentos y medicinas. La mirra servía para hacer ofrendas en cultos, sacrificios y embalsamamientos. La mirra simbolizaría así la sangre y el dolor del hombre convirtiéndose en bálsamo para el género humano.

¿No es Jesús, precisamente, bálsamo para los creyentes? La mirra capta, además, directamente la energía del sol; por eso, ayuda a rejuvenecer la piel y sana las heridas; el aceite esencial de mirra es de naturaleza calentadora y secante, prolonga la vida, es útil en catarros,reúmas, ronqueras, cura las úlceras, quita la alitosis, alivia las hemorroides, corrige los gases y abre el apetito. Los egipcios la usaban en sus rituales de adoración al sol. Por cierto, las mujeres no deben utilizarla durante el embarazo.

Cuenta la leyenda que en una hornacina que se venera en la iglesia parroquial de Ledesma (Salamanca) contiene los restos de los tres Reyes Magos. Un guia despistado me llevó ante otra urna en la catedral de Colonia, asegurando lo mismo. La leyenda de los Reyes de Oriente es tan universal como las culturas. Bien puede ser verdad y no haber sucedido.

En todo caso, desde el siglo IX, siguiendo el texto del venerable Beda, recogido por la tradición oral, y que ha perdurado hasta ahora, Melchor, anciano de barba blanca, ofreció el oro, como rey; Gaspar, joven y rubio, rasurado, incienso, como a Dios; y, Baltasar, negro y con barba, mirra, como a hombre. ¡Qué hermoso es, en el alba de cada año, seguir creyendo en los sueños¡

Antonio Regalado

COMENTARIOS (1) Dclm.es NO publicará comentarios que contengan cualquier tipo de insulto o amenaza

Viñeta del 25/05/2017

publicidad

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?

Date de alta en nuestro boletín

publicidad

publicidad

¿Te preocupa la Educación? Entra en este FORO, esperamos tu opinión

Siga en directo toda la actividad de nuestras Cortes, Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

publicidad

publicidad

Asamblea Universitarios Albacete | Huelga General Educativa 9 de marzo

Julián Atienza García | Justificar lo injustificable: Tránsfugas de ahora y de siempre

María José García | Problemas con los autobuses de la línea Madrid-Toledo

Julián Atienza García | Cada vez somos menos

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

publicidad

Orgaz Villa Monumental

publicidad

23/05/2017 19:22h.

ROSI

La modelo y la fotógrafa

Ver blog

24/05/2017 10:45h.

ÁNGEL ALCALDE

Memoria sexual de una estudiante (11)

Ver blog

19/05/2017 18:28h.

EDGAR

Dos cortes con lata

Ver blog

Puedes participar en estos blogs enviando tus artículos a contacta@dclm.es

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L. | CIF: B45705647 | contacta@dclm.es | publicidad@dclm.es