publicidad

Editor: César Ortega  |  00:22h. 29.05.2017

ALBACETE

CIUDAD REAL

CUENCA

GUADALAJARA

TOLEDO

ANTONIO ROBLES

ANTONIO ROBLES

Lluís Llach, el de la estaca

Sin comentarios Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti

29/04/2017 Las declaraciones del cantautor, Lluís Llach amenazando a los funcionarios que no cumplan con la ley de desconexión con sanciones han provocado una ola de indignación dentro y fuera de Cataluña. Increíble, cómo si tales bravatas fueran nuevas.

Para cualquiera que haya vivido y sufrido a estos cantamañanas de la construcción nacional, el estupor de verdad de tales declaraciones no está en las amenazas, sino en la indignación fingida que ha levantado entre nuestros progres del resto de España. ¿Acaban de caerse del burro a estas alturas de la película? Me cuesta aceptar que una sociedad y un Estado hayan estado en el limbo ante pruebas diarias de exclusión y odio.

Es muy importante que quien se aventure en estas líneas repare y tome en serio lo que sigue. Nada de lo que ahora está saliendo a la luz, ¡nada! ha surgido ahora. Viene de lejos. Pero nadie quiso nunca escuchar. El Lluís Llach que adoraban nuestros progres cuando cantaba la Estaca es el mismo que amenaza ahora a los funcionarios. Él fue quien incendió el Camp Nou en 1981 con mecheros al grito de "Som una nació". Por primera vez, allí, en los cuarteles del "ejército desarmado de Cataluña", como catalogó Vázquez Montalbán al Barça, el resentimiento catalanista aplastó a los firmantes del manifiesto de los 2.300, que unas semanas antes se habían atrevido a reivindicar la igualdad de derechos lingüísticos en Cataluña. Como saben, con secuestro y tiro en la rodilla a uno de ellos, Federico J. Losantos y el exilio silencioso de 14.000 maestros y profesores, forzado en unos casos, voluntario en otros. En aquel grito de "Som una nació", ya estaba toda la mierda de la desconexión, del derecho a decidir, de España nos roba, del juego de legalidades, de leyes de transitoriedad jurídica, del castellano como idioma impuesto y extraño, y toda esa bisutería lingüística al servicio de sus tretas y fines, que por entonces se quedaban en aquello de "hoy paciencia y mañana independencia". Aunque nuestros progres acomplejados prefiriesen ver en la reivindicación una épica contra el franquismo y no odio destilado contra España.

Todas y cada una de las bravatas, amenazas, desprecios a la legalidad, a la cultura, a la lengua, a la bandera, a la Constitución y a España como nación de estos últimos años, los hemos tenido que soportar en el sistema educativo de Cataluña desde el primer gobierno de Pujol. Quienes hemos trabajado en él lo hemos padecido a diario. Nada nos es nuevo. Ni siquiera esas deformaciones esperpénticas del Instituto de la Nova Historia dónde se afirma que Roma no fue nada hasta la llegada de los catalanes, que Santa Teresa de Jesús, Leonardo Da Vinci o Cristóbal Colón eran catalanes, o el Quijote en realidad fue escrito en catalán y traducido al español por las intrigas imperialistas de la pérfida Castilla. En 1982, en el Instituto de Enseñanzas medias de Masnou, donde daba clases, oí por primera vez cómo un conferenciante aleccionaba a los alumnos en el salón de actos con el cuento de que la guerra entre Cataluña y España de 1714 Castilla acabó con la nación catalana, persiguió el catalán y colonizó sus riquezas (sin que ningún profesor, incluidos los de historia, dijera esta boca es mía. Y ahora aclárenle a los que han interiorizado ese discurso que aquello fue una guerra internacional por la sucesión a la corona de España y no de secesión). O en 1988, en el IES Príncipe de Gerona, donde asistía a idéntico aquelarre con el cuento de que Colón en realidad era catalán. Nuevamente la pérfida Castilla les había robado la gloria del descubrimiento de América. O el despliegue descomunal de propaganda envuelto en cultura y conmemoración histórica en los centros de enseñanza del milenarismo de Cataluña de 1988. ¡Ay!, con la participación del propio Rey Juan Carlos I en la inauguración. Cuánta conllevanza sospechosa, a la luz del trasiego de coimas y juzgados de hoy.

El relato de una nación oprimida de Carles Puigdemont soltada en un aula de Harvard hace unos días es la excrecencia bochornosa que hemos soportado día sí y día también, curso tras curso en nuestras escuelas, institutos y universidades. No hablo de oídas, he simultaneado clases durante 13 años en la universidad y 34 en enseñanzas medias, y sé lo que ocurría en las escuelas por numerosos amigos maestros, incluida mi mujer, profesora de matemáticas.

Semanas atrás la rajada del Juez Santi Vidal produjo similar controversia. Se abrió el debate de si había dicho la verdad, o solo fue afán de notoriedad. No hay debate, dijo la verdad, o sea, las posverdades del nacionalismo, que son una mezcla de intrigas y deseos. El control de maestros y profesores a través de listas negras se hizo desde el principio. Incluso a mediados de 1984, Cambio 16 publicó con nombres y apellidos las listas rojas (porque sus nombres se señalaban con cruces rojas) de aquellos profesores que fueron forzados a salir de Cataluña a través del concurso de traslados sin su consentimiento, a pesar de no haber pedido localidades fuera de Cataluña. ¿Por qué? Porque se negaban a dejar de dar las clases en castellano.

Nada es nuevo, cada una de las exclusiones y desprecios de hoy las hemos sentido y sufrido en la Escola Catalana infringidas a diario de mil formas diferentes por el verdadero ejército de Cataluña: sus maestros y el poder político que los sostenía. Nada es nuevo, desde 1980 hemos sufrido a diario este delirio que ahora solivianta a tantos sin percibir aún que han sido ellos, precisamente, quienes lo han propiciado con su silencio.

Antonio Robles

COMENTARIOS (0) Dclm.es NO publicará comentarios que contengan cualquier tipo de insulto o amenaza

Viñeta del 28/05/2017

publicidad

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?

Date de alta en nuestro boletín

publicidad

publicidad

¿Te preocupa la Educación? Entra en este FORO, esperamos tu opinión

Siga en directo toda la actividad de nuestras Cortes, Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

publicidad

publicidad

Asamblea Universitarios Albacete | Huelga General Educativa 9 de marzo

Julián Atienza García | Justificar lo injustificable: Tránsfugas de ahora y de siempre

María José García | Problemas con los autobuses de la línea Madrid-Toledo

Julián Atienza García | Cada vez somos menos

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

publicidad

Orgaz Villa Monumental

publicidad

23/05/2017 19:22h.

ROSI

La modelo y la fotógrafa

Ver blog

28/05/2017 14:42h.

ÁNGEL ALCALDE

Memoria sexual de una estudiante (12)

Ver blog

19/05/2017 18:28h.

EDGAR

Dos cortes con lata

Ver blog

Puedes participar en estos blogs enviando tus artículos a contacta@dclm.es

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L. | CIF: B45705647 | contacta@dclm.es | publicidad@dclm.es