publicidad

Editor: César Ortega  |  00:22h. 29.05.2017

ALBACETE

CIUDAD REAL

CUENCA

GUADALAJARA

TOLEDO

LORENZO SENTENAC

LORENZO SENTENAC

Socialdemocracia y refundación de Europa

Sin comentarios Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti

06/05/2017 Una vez fracasada la "revolución" ultra de Ronald Reagan, Margaret Thatcher, y Tony Blair (con el apostolado fiel de Felipe González), que ha degradado las instituciones hasta extremos de corrupción en cierta manera previsibles, dado el relajo que se predicaba (laissez faire, o sea vivalavirgen); que ha propiciado la crisis económica, social y política, más grave después de la gran crisis de los años treinta (en ese sentido hay que reconocerles que han hecho historia); y que ha puesto en riesgo la democracia y el proyecto europeo (esto es más grave)... tenemos que preguntarnos qué hacemos ahora.
A mi entender, a esa revolución ultra hay que responder ahora, y de manera urgente, con una revolución "social" (o socialdemócrata).

Aquel intento insensato -hoy fracasado- de colocar a Europa en unos parámetros políticos que no le son propios, ha actuado como una auténtica bomba "antisistema" que ha introducido el desorden y la inestabilidad, el pesimismo y la desconfianza, tanto hacia el mismo "sistema" como hacia el proyecto europeo.
Así que dejando a un lado ese mantra (un tanto coñazo) que nos advierte contra el populismo justiciero que amenaza nuestro "sistema" (como si las consecuencias pudieran amenazar a las causas de las que son retoño), tenemos que buscar la manera de salir de este atolladero en que el sistema nos ha metido.

En vísperas del final de la Segunda Guerra Mundial, cuando las mentes más lúcidas del continente alumbraban la idea germinal de una Europa unida, Alberto Savinio escribía las siguientes líneas:

"Ningún Hombre, ninguna Potencia, ninguna Fuerza podrá unir a los europeos y hacer a Europa. Tan sólo una Idea podrá unirla y hacerla. Y dicha Idea no es otra que lo humano por excelencia. Dicha idea es la de la comunidad social. No puede ser otra que la idea de la comunidad social. No existe ninguna otra idea capaz de obrar el milagro esperado por todos: la unión de Europa. Porque la única idea fecunda y práctica de nuestro tiempo es la de la comunidad social. Es la idea práctica de nuestro siglo, tal como en el siglo pasado lo era la idea liberal".
(Alberto Savinio: el Destino de Europa / artículos escritos entre 1943 y 1944).
Parece lógico sustentar la idea de la Unión Europea en la idea práctica de lo social. Parece coherente perseguir el objetivo de la unión en base a la práctica y defensa de lo solidario. Sin embargo, no ha sido así. Por eso Europa está fracasando.
¿Cabía esperar otra cosa? ¿Cabía esperar que en base a la promoción de la división y la desigualdad dentro de cada sociedad, pudiera aspirarse la unión solidaria de todas ellas?

De un tiempo a esta parte vivimos en un permanente "deja vu", en un regreso de tiempos caducos, ya recorridos, ya amortizados, ya superados, y sin embargo... ahí estaban, agazapados, latentes, esperando su oportunidad para reaparecer con un nuevo y falso brillo, con una nueva máscara de modernidad posmoderna.

Por eso, cosas dichas o escritas en torno al final de la Segunda Guerra Mundial, reflexionando sobre el futuro y la unión de Europa, hoy suenan actuales. Como si hubiéramos vuelto al punto de partida.

Y se hace necesario de nuevo abogar por la idea de Europa, como ya lo hizo Alberto Savinio en 1944, subrayando el componente "social" de esa idea.

Quizás por eso he opinado insistentemente que el actual neoliberalismo, a cuya fascinación han sucumbido gente tan volátil como Tony Blair y Felipe González, que como tantos otros han rendido al dios mercado, logros sociales y conquistas democráticas que costaron mucho tiempo y esfuerzo conseguir, es en realidad un arqueoliberalismo, una falta de imaginación, un retorno perezoso al pasado, y en última instancia, una involución.

Si no es en el fondo algo mucho más obsceno y menos teórico: un cambalache entre políticos sin escrúpulos y negociantes con prisas.

En cualquier caso, y sin lugar a dudas se trata de una involución, por cuanto el dinero se ha arrogado el papel de la política, y la plutocracia ha sustituido a la democracia. Y eso, diga lo que se diga, huele a rancio, huele a podredumbre, huele a pasado que se quiere resucitar.

Cuando hoy se piensa en esta corriente ideológica (el mal llamado neoliberalismo, que de nuevo tiene más bien poco), se piensa en las estafas múltiples y millonarias, en las privatizaciones descocadas y a precio de saldo, en las puertas giratorias como pago a ese saqueo, en los paraísos fiscales, en los fraudes bancarios, en la inquina contra lo público, en la desigualdad extrema y creciente, en la trasferencia de riqueza de los más pobres y necesitados a los que ya vivían en el lujo y les sobraba todo. Se piensa en el aniquilamiento de la clase media, tan necesaria; en la manipulación de los medios y la persecución de los disidentes. Se piensa en el "precariado" laboral y el hambre infantil, dentro de Europa, y especialmente dentro de España. Se piensa en un Rodrigo Rato que según informes policiales, blanqueó dinero mientras era ministro de España y dirigía el FMI. Se piensa en Esperanza Aguirre y su tropa. Se piensa en los EREs, en las preferentes... Se piensa en el apoyo "socialista" a Rajoy, un apoyo vergonzoso al partido más corrupto de Europa.

Al final esa idea (o esa práctica) es una traición no sólo al Estado de derecho, sino a Europa tal como esta se concebía y se iba proyectando en la mente de los europeos más lúcidos, en la antesala del final de la Segunda Guerra Mundial: como Comunidad "social", como Unión Europea "social".
Única "idea práctica", única idea con futuro, única idea con sentido para Europa en su desarrollo "natural".

Adjetivo este último que también utiliza Savinio, para quien ese desarrollo natural procede "naturalmente" de recorrer un camino propio, guiados por una idea propia resultado de muchas luchas y vicisitudes, y que no es la de los extremos bipolares, configurados en aquel entonces, y hoy reconvertidos en un sólo extremo "neoliberal" y mafioso, cuyo efecto gravitatorio se parece al de un agujero negro en cuyas fauces está desapareciendo Europa, y que como era de suponer no produce otra cosa que caos, desorden, e injusticia.

La Europa de los últimos tiempos, la de los últimos tratados, es una Europa que se adhiere a programas caducos y a ideas marchitas, a ideologías decimonónicas que creíamos haber dejado atrás. Es también una apuesta por la simpleza, la de toda fe excluyente. Es en definitiva, una metafísica crédula disfrazada de eficaz y novedosa tecnocracia, que muy bien pudiera rezarle a su santo Platón y a su mecenas, el tirano Dionisio.

No es un neoliberalismo, es un arqueoliberalismo y una tiranía: la que siempre intenta ejercer el dinero.

Hay demasiada simpleza y demasiada fe (en el mercado) en esta última Europa.

Como ya escribió por aquel entonces Alberto Savinio: "Esta pertinacia del hombre en reaccionar tan sólo ante esa única idea que él ha hecho suya, no hace sino acrecentar cada vez más el ámbito del aburrimiento. ¡Qué monotonía!".

¡Si sólo fuera aburrimiento! ¡Si solo fuera monotonía!

El daño ocasionado por ese catecismo universal de la globalización, como adoración sumisa al dios mercado, ha sido mucho mayor. Ha tenido un gran coste social, y un enorme coste en términos de proyecto europeo, y un coste considerable en términos de democracia.

Y esa deriva ideológica, tan perniciosa, es la que hizo suya una socialdemocracia sin personalidad, sin nervio, sin referencias éticas, degenerada hasta extremos autolíticos (sobre ello, hoy ya sólo cabe hacer un informe forense), todo lo cual ha estado en un brete (y aún no podemos estar tranquilos) de acabar con la idea de Europa. Por ello se hace necesario una revolución "social", una revolución socialdemócrata que salve y rescate a Europa.

Y esta revolución sólo puede venir de la unidad de una nueva socialdemocracia representada por partidos emergentes (Podemos, etc.), con la parte aún viva de aquella socialdemocracia ya muerta, o suicidada, que en la mayoría silenciosa de sus militantes tiene puesta la esperanza y la oportunidad de una regeneración, imprescindible para lograr esa unidad y un futuro más justo y solidario.

El problema del PSOE que representa Susana Díaz, que representa el pasado, que es el socialismo "orgánico" –aunque rígido y mineral- de los aparatos, no es sólo que no haya hecho ninguna autocrítica, sino que parece que no se ha enterado de nada.

Actúan como si desde los años que precedieron a la crisis, hasta el momento presente, en que sabemos quiénes la causaron y quiénes la estamos pagando, no hubiera ocurrido ninguna novedad.

Es como si la Historia -que no se terminó con la OPA hostil del neoliberalismo radical al socialismo que ellos representan- les hubiera sorprendido con el pie cambiado, adocenados en su poltrona. Si no es que les ha pillado ya entregados a una cínica y cómoda impostura.

¿Pudo imaginar alguna vez Pablo Iglesias Posse que el partido que él fundó actuaría en connivencia con los  bajos fondos de la derecha más lúgubre? ¿En apoyo y sostén de "Piratolandia", en palabras autorizadas, definitivas (y grabadas) de Marhuenda?

Posdata: "Piratolandia"

Lorenzo Sentenac

COMENTARIOS (0) Dclm.es NO publicará comentarios que contengan cualquier tipo de insulto o amenaza

Viñeta del 28/05/2017

publicidad

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?

Date de alta en nuestro boletín

publicidad

publicidad

¿Te preocupa la Educación? Entra en este FORO, esperamos tu opinión

Siga en directo toda la actividad de nuestras Cortes, Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

publicidad

publicidad

Asamblea Universitarios Albacete | Huelga General Educativa 9 de marzo

Julián Atienza García | Justificar lo injustificable: Tránsfugas de ahora y de siempre

María José García | Problemas con los autobuses de la línea Madrid-Toledo

Julián Atienza García | Cada vez somos menos

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

publicidad

Orgaz Villa Monumental

publicidad

23/05/2017 19:22h.

ROSI

La modelo y la fotógrafa

Ver blog

28/05/2017 14:42h.

ÁNGEL ALCALDE

Memoria sexual de una estudiante (12)

Ver blog

19/05/2017 18:28h.

EDGAR

Dos cortes con lata

Ver blog

Puedes participar en estos blogs enviando tus artículos a contacta@dclm.es

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L. | CIF: B45705647 | contacta@dclm.es | publicidad@dclm.es