publicidad

Editor: César Ortega  |  16:01h. 22.06.2017

ALBACETE

CIUDAD REAL

CUENCA

GUADALAJARA

TOLEDO

JUAN MANUEL CUÉLLAR

JUAN MANUEL CUÉLLAR

Demostración matemática del purgatorio

Sin comentarios Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Tuenti

17/06/2017
No pasa nada. No pasa nada porque las matemáticas lo dicen. Bueno, no lo dicen, pero en ellas se ve con claridad. No pasa nada.

Las cosas ocurren en el transcurso del tiempo. Desde el horizonte del futuro nos inquietan porque aún no han sucedido, o nos atormentan desde el pasado porque ya no tienen remedio. Cuando suceden en el presente, se materializan de modo tan efímero que apenas disfrutamos o sufrimos su paso, salvo las consecuencias, que son una modalidad de presente extendido agarrada como una mancha a nuestra libertad para elegir porvenires alternativos.

El asunto es que, visto desde el punto de vista matemático, cualquier cosa comparada con el infinito es igual a cero. Es como la derivada de una constante, un segmento discreto de la realidad material que considerado en un contexto sin límites se vuelve insignificante, o sea, cero.

Nuestras vidas son segmentos finitos, discretos en la vasta extensión del tiempo. Quizás no lo sean nuestras ideas, que saltan de vivo en vivo y se perpetúan en los siglos. Pero los latidos de nuestros corazones están contados. Traduciendo, a poco que apliquemos la primera derivada, un rasero nos mide a todos por igual y nos reduce a la nada. En otras palabras: "en cien años todos calvos".

Dicho esto, la angustia, la ansiedad, la euforia, el deseo, el miedo, el valor, la alegría, el amor incluso, ¿qué sentido tienen? ¿Qué demonios pintan fuerzas tan poderosas en un espacio inexistente?. Modelan la carne lanzando a sus poseídos unos contra otros. Son un campo gravitatorio de la voluntad, que a su vez es otro precipicio de sucesos. Son el viento del otro mundo, el que tras el espejo no atiende a fechas de caducidad.

Y digo yo, si la derivada de nuestras finitas vidas es ese cero definitivo, ¿no serán estas vidas nuestras a su vez el resultado de aplicar la misma operación a las ideas que nos habitan?

Y si esto fuera cierto, nuestras pobres y materiales existencias no serían más que un estadio intermedio, degradado -eso hace la derivada, baja un grado- de otra forma de ser, menos limitada. Así lo describen las matemáticas: Volúmenes, superficies curvas, planos, líneas curvas, líneas rectas, puntos, y el cero al final.

¿Y cuál es el secreto para entender esto? La clave está en el tiempo. Son el tiempo y el orden la sustancia de la realidad.

Esto lo entiendo.

Lo que no entiendo es por qué las religiones prometen el retorno a la multidimensionalidad plena del volumen inicial, una cosa que, matemáticamente, es imposible. Sería un milagro, aunque claro, las religiones van de eso.

Juanma Cuéllar

COMENTARIOS (0) Dclm.es NO publicará comentarios que contengan cualquier tipo de insulto o amenaza

Viñeta del 21/06/2017

publicidad

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?

Date de alta en nuestro boletín

publicidad

publicidad

¿Te preocupa la Educación? Entra en este FORO, esperamos tu opinión

Siga en directo toda la actividad de nuestras Cortes, Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

publicidad

publicidad

Asamblea Universitarios Albacete | Huelga General Educativa 9 de marzo

Julián Atienza García | Justificar lo injustificable: Tránsfugas de ahora y de siempre

María José García | Problemas con los autobuses de la línea Madrid-Toledo

Julián Atienza García | Cada vez somos menos

Manda tus cartas a lectores@dclm.es

publicidad

Illescas

publicidad

Orgaz Villa Monumental

publicidad

15/06/2017 12:20h.

KIMI

Pereza

Ver blog

15/06/2017 12:58h.

ÁNGEL ALCALDE

Memoria sexual de una estudiante (18)

Ver blog

15/06/2017 12:38h.

EDGAR

Servidumbre de paso

Ver blog

Puedes participar en estos blogs enviando tus artículos a contacta@dclm.es

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L. | CIF: B45705647 | contacta@dclm.es | publicidad@dclm.es