MIERCOLES, 23 DE MAYO DE 2018 · 02:06h.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en YouTube

DCLM.ES · BLOG · Relatos Bestiales · Marqués de Sade

BLOGS. Relatos Bestiales
Marqués de Sade

07.12.2017

El fingimiento feliz (o la ficción afortunada)

07.12.2017

Relatos Bestiales por Marqués de Sade

comentarios

Hay muchísimas mujeres que piensan que con tal de no llegar hasta el fin con un amante, pueden al menos permitirse, sin ofender a su esposo, un cierto comercio de galantería, y a menudo esta forma de ver las cosas tiene consecuencias más peligrosas que si su caída hubiera sido completa. Lo que le ocurrió a la marquesa de Guissac, mujer de elevada posición de Nimes, en el Languedoc, es una prueba evidente de lo que aquí proponemos como máxima.

Alocada, aturdida, alegre, rebosante de ingenio y de simpatía, la señora de Guissac creyó que ciertas cartas galantes, escritas y recibidas por ella y por el barón Aumelach, no tendrían consecuencia alguna, siempre que no fueran conocidas y que si, por desgracia, llegaban a ser descubiertas, pudiendo probar su inocencia a su marido, no perdería en modo alguno su favor. Se equivocó... El señor de Guissac, desmedidamente celoso, sospecha el intercambio, interroga a una doncella, se apodera de una carta, al principio no encuentra en ella nada que justifique sus temores, pero sí mucho más de lo que necesita para alimentar sus sospechas, coge una pistola y un vaso de limonada e irrumpe como un poseso en la habitación de su mujer...

-Señora, he sido traicionado -le ruge enfurecido-; leed este billete: él me lo aclara, ya no hay tiempo para juzgar, os concedo la elección de vuestra muerte.

La marquesa se defiende, jura a su marido que está equivocado, que puede ser, es verdad, culpable de una imprudencia, pero que no lo es, sin lugar a duda, de crimen alguno.

-¡Ya no me convenceréis, pérfida! -le contesta el marido furibundo-, ¡ya no me convenceréis! Elegid rápidamente o al instante este arma os privará de la luz del día.

La desdichada señora de Guissac, aterrorizada, se decide por el veneno; toma la copa y lo bebe.

 -¡Deteneos!-le dice su esposo cuando ya ha bebido parte-, no pereceréis sola; odiado por vos, traicionado por vos, ¿qué querríais que hiciera yo en el mundo? -y tras decir esto bebe lo que queda en el cáliz.

-¡Oh, señor! -exclama la señora de Guissac-. En terrible trance en que nos habéis colocado a ambos, no me neguéis un confesor ni tampoco el poder abrazar por última vez a mi padre y a mi madre.

Envían a buscar en seguida a las personas que esta desdichada mujer reclama, se arroja a los brazos de los que le dieron la vida y de nuevo protesta que no es culpable de nada.

Pero, ¿qué reproches se le pueden hacer a un marido que se cree traicionado y que castiga a su mujer de tal forma que él mismo se sacrifica? Sólo queda la desesperación y el llanto brota de todos por igual. Mientras tanto llega el confesor...

-En este atroz instante de mi vida -dice la marquesa- deseo, para consuelo de mis padres y para el honor de mi memoria, hacer una confesión pública -y empieza a acusarse en voz alta de todo aquello que su conciencia le reprocha desde que nació.

El marido, que está atento y que no oye citar al barón de Aumelach, convencido de que en semejante ocasión su mujer no se atrevería a fingir, se levanta rebosante de alegría.

-¡Oh, mis queridos padres! -exclama abrazando al mismo tiempo a su suegro y a su suegra-, consolaos y que vuestra hija me perdone el miedo que la he hecho pasar, tantas preocupaciones me produjo que es lícito que le devuelva unas cuantas. No hubo nunca ningún veneno en lo que hemos tomado, que esté tranquila; calmémonos todos y que por lo menos aprenda que una mujer verdaderamente honrada no sólo no debe cometer el mal, sino que tampoco debe levantar sospechas de que lo comete.

La marquesa tuvo que hacer esfuerzos sobrehumanos para recobrarse de su estado; se había sentido envenenada hasta tal punto que el vuelo de su imaginación le había ya hecho padecer todas las angustias de muerte semejante. Se pone en pie temblorosa, abraza a su marido; la alegría reemplaza al dolor y la joven esposa, bien escarmentada por esta terrible escena, promete que en el futuro sabrá evitar hasta la más pequeña apariencia de infidelidad. Mantuvo su palabra y vivió más de treinta años con su marido sin que éste tuviera nunca que hacerle el más mínimo reproche.

Marqués de Sade

 

 

 

 

 

VOLVER

LA VENTANA DE CLM

EL OBSERVADOR

¿Tu también, Pablo?: abandonar el sur y perder el norte / Julio César Galapagar

Todas las comparaciones son odiosas, pero pretender comparar el viraje del PSOE, y específicamente de su líder, Felipe González, hace de 30 años en relación con la OTAN, con la compra de una vivienda de...

Pablo Iglesias se viste de Prada / Miguel Nieto

Consultar a las bases de Podemos si Pablo e Irene deben dimitir por la compra del chalet de Galapagar no es un gesto de democracia interna, lo es de soberbia. Es como decirle a los representantes de la...

La muerte de Campoamor y el jodío Riverita / Gloria Gallas

Rivera ha dado la puntilla a siglos filosóficos de discernimiento simplificando que solo existe una causa que, casualmente, es la que él defiende: el españolismo.

Las "castadas" de Pablo Iglesias / SARA

Anda que... menuda tienen liada con la casa de Pablo Iglesias. No se dan cuenta de que, claro, van a tener de golpe familia numerosa, casi, porque están por aprobar ya la familia numerosa con dos hijos...

Los chubascos y tormentas vuelven a partir del miércoles a gran parte de la Península

Con la llegada de la DANA a la Península, volverá a aumentar el riesgo de tormentas a partir del miércoles.

La romería de la Virgen de la Consolación, con el presidente como espectador directo

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asistido a la tradicional romería de la Virgen de la Consolación.

Perspectiva de siete décadas / Salvador García-Llanos

Las diferencias retributivas que afectan a un mayor número de mujeres trabajadoras, un 30,7 %, se concentran en el ámbito de los servicios sociales, como Administración, Seguridad Social, defensa, educación...

El tratamiento del síndrome del túnel carpiano con electrolisis percutánea

Estudio financiado con una de las ayudas concedidas este año por la Gerencia de Ciudad Real.

La Diputación de Ciudad Real destina 40.000 euros para la práctica de la natación durante el verano

La convocatoria de subvenciones está dirigida a municipios y EATIM.

La luz del final / Manuel Juliá

La muerte es un nacimiento mayor escribe Palau i Fabre en el prólogo a sus Poemas del alquimista.

ATRAPADOS EN LA RED

Usted puede recibir una carta de la Junta para prevenir el cáncer de colon

El Gobierno de Castilla-La Mancha enviará a hombres y mujeres de entre 50 y 69 años una carta en la que se propone la realización de pruebas para detectar posibles lesiones de cáncer de colon. El programa...

Puedes ser director de cine solo con tu móvil

GCPHE organiza un concurso de cortometrajes hechos con smartphone para jóvenes con el objetivo de mostrar su patrimonio.

VIÑETA CLM

Viñeta del 22.05.2018

LO ÚLTIMO / LO MÁS LEIDO

LAS CORTES CLM

Sigue en directo toda la actividad de nuestras Cortes
Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

FORO DE EDUCACIÓN

¿Que educación queremos?

Entra en este FORO, esperamos tu opinión.

BLOGS

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L.
CIF: B45705647
contacta@dclm.es   publicidad@dclm.es

DCLM.es. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.