DOMINGO, 22 DE JULIO DE 2018 · 21:21h.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en YouTube

DCLM.ES · BLOG · Escribe lo que piensas · Copris

BLOGS. Escribe lo que piensas
Copris

10.07.2018

Creer

10.07.2018

Escribe lo que piensas por Copris

comentarios

En cada primavera, y sólo una vez, el Dios de los Milagros aparece para conceder a una persona el más maravilloso de los deseos.

Era un día como hoy, azul, de cielos limpios, de trinar de pájaros, de aún pocos coches en la calle cuando, Ginés, hizo del chaflán de la antigua relojería de Venancio, cerrada hacía algunos años, desde que el buen relojero se jubilara y regresara a su pueblo para morir con una sonrisa en los labios, su casa.

Con el embalaje de cartón de una lavadora y los restos de una moqueta verde esmeralda sacada de un contenedor, montó aquel hombre su oficina, "La oficina de los Milagros", como bien se podía leer en un cartel que colocó nada más llegar, pegado sobre el escaparate.

No eran buenos tiempos para el barrio, que lentamente languidecía como una maceta de azaleas que hace dos días que no se riega. No había trabajo y mucha gente andaba de un lado para otro, abandonados a su suerte, mirando la hora sin saber porqué, tal vez como recuerdo de aquellas mañanas en las que presurosos y todavía con el sabor de un café con leche en la boca, corrían a sus trabajos, ahora convertidos en recuerdos y polvo.

Yo, vivía por aquellos días en una habitación alquilada, en el número siete de la calle de la Esperanza y también andaba como el resto, malviviendo, contando los baldosines de las aceras, esperando un milagro. Hasta las acacias del Bulevar movían sus hojas con desgana.

Pasaba todos los días por allí, camino del bocadillo que las Monjitas del "Cristo de la buena Muerte", repartían puntualmente a las once de la mañana, para los necesitados, siempre de chorizo, siempre de pan blanco y tierno, siempre bueno. Y él, Ginés, sentado en su "despacho", se limitaba a mirarme y a sonreírme, levantando su mano y señalando al cartel.

Nunca se le veía, pedir, ni mendigar, ni comer, ni tan siquiera ponerse de pié; sólo sonreía y siempre sin decir nada.

Uno de aquellos días, sobre las doce de la mañana, mientras masticaba el último trozo de bocadillo y pensaba en los años pasados con la nostalgia de las lágrimas en los ojos, él me habló.

-Hola ¿A ti te hace falta un milagro, verdad Carlos, hijo mío?

Yo levanté la vista del suelo y le miré sorprendido.

-¿Cómo sabes mi nombre Ginés?

El abrió los ojos hasta que casi se pusieron redondos, como de sol.

-¿Y cómo sabes tú el mío? –me respondió, tocándose con la mano su larga barba blanca-.

No supe que responderle, me acerqué a él y me senté a su lado.

Ahora ya sabía quien era.

Nos miramos. El sacó una pequeña bolsita, como esas que te dan en las farmacias cuando compras una caja de aspirinas, unas fotos.

-Ten míralas, son tuyas. Necesitas un milagro Carlos y yo, te lo concedo.

Al mirar aquellas imágenes perdidas en el tiempo, recordé los días de pesca en el río con mi padre, los paseos en barca, los besos de mi madre, las hormigas del parque, las primeras palabras de amor escritas torpemente en un papel.

La luz iluminó la estancia lentamente y un sentimiento de placidez inundó por completo mi cuerpo.

Abrí los ojos y me encontré en la habitación de mi casa, tumbado en la cama, con un pijama corto de ositos de trapo. Miré mis manos, eran pequeñas al igual que mis pies. Toqué mi cara, era suave y redonda.

Afuera, en largo pasillo, los lentos pasos de mi abuela con el desayuno y la dulce canción de mi madre, dispuesta a comerme a besos me hicieron ver que el mayor de los deseos se había cumplido.

Me levanté y al mirar por la ventana vi llegar a Venancio hasta su relojería, abriéndola puntualmente como buen relojero, a las nueve.

Copris

VOLVER

LA VENTANA DE CLM

PASADO DE LA RAYA

Los peces y las palomas | Manuel Juliá

No le quedaba sino el mar.

TANDA DE PENALTIS

EL OBSERVADOR

La FP: una inversión económica y social tan segura como imprescindible | Encarna Sánchez

Artículo de opinión de Encarna Sánchez, secretaria de Formación para el Empleo de CCOO CLM.

¿Que gobierne el más votado? Bueno, a veces...

Las hemerotecas digitales a veces devuelven a la memoria afirmaciones que, en un contexto propio, son muy complicadas de explicar.

FORO DE EDUCACIÓN

¿Que educación queremos?

Entra en este FORO, esperamos tu opinión.

Hazte de Pablo

La organización ultra católica Hazte Oír ha apoyado sin fisuras al nuevo Presidente del PP que defiende la unidad de España, la familia y la vida.

Neuroeducación / García-Casarrubios

"Solo se puede aprender aquello que se ama".

'Una vida sublime', gran triunfadora del V Festival de Cine de Calzada de Calatrava

El Premio al Mejor Actor de Reparto, ex aequo para Rui Oliveira, por 'Una vida sublime', y Carlos Miranda, por 'El Chata'.

ATRAPADOS EN LA RED

Carteros 2.0

CORREOS y El Corte Inglés actualizan la imagen de los repartidores del servicio postal.

LO ÚLTIMO / LO MÁS LEIDO

Inspeccionadas cerca de 683.000 piezas de caza en CLM durante la última temporada

Con estas inspecciones, el Gobierno regional busca ofrecer la mayor garantía en la seguridad alimentaria de los productos que consumen los ciudadanos.

Gran fiesta de cumpleaños del propietario de la Colección Arudecas (Fotos)

La Finca Arudecas presenta sus instalaciones para acoger todo tipo de eventos sociales y profesionales.

BOLETÍN DCLM

¿Quieres recibir gratuitamente nuestras noticias?
Date de alta en nuestro boletín:

Vuelve el 'Reggae Fest' a Ciudad Real

Con protagonismo femenino, se ha convertido ya en "cita obligada" de La Pandorga de Ciudad Real.

LAS CORTES CLM

Sigue en directo toda la actividad de nuestras Cortes
Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

BLOGS

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L.
CIF: B45705647
contacta@dclm.es   publicidad@dclm.es

DCLM.es. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.