MIERCOLES, 27 DE ENERO DE 2021 · 11:57h.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en YouTube

DCLM.ES · Castilla-La Mancha · Atrapados en la Red

Los dos errores de Einstein

Por François Vannucci, Université de Paris.

08.06.2020

Atrapados en la Red en Castilla-La Mancha

comentarios


El grabado Flammarion, en madera y de artista desconocido, apareció por primera vez en L'atmosphère: météorologie populaire (1888) de Camille Flammarion. La leyenda del grabado (que no se muestra aquí) dice “Un misionero medieval cuenta que ha encontrado el punto donde el cielo y la tierra se encuentran…”. Wikimedia Commons

La investigación científica se basa en la correspondencia entre la realidad de la naturaleza, adquirida mediante observaciones, y una representación de esta realidad, formulada por una teoría en lenguaje matemático. Cuando todas las consecuencias que se derivan de una teoría se verifican de forma experimental, esta queda validada. Este enfoque, que se ha aplicado desde hace casi cuatro siglos, ha permitido construir un conjunto coherente de conocimientos. Pero estos avances se logran gracias a la inteligencia humana que, a pesar de todo, conserva sus creencias y prejuicios, lo cual puede afectar al progreso de la ciencia incluso entre las mentes más privilegiadas.

El primer error

En su obra maestra sobre la teoría general de la relatividad, Einstein escribió la ecuación que describe la evolución del universo en función del tiempo. En lugar de la gran esfera de volumen constante a través de la cual se deslizaban las estrellas, como se creía hasta entonces, la solución de esta ecuación muestra un universo inestable.

A principios del siglo XX, todo el mundo vivía con la idea bien arraigada de un universo estático en el que el movimiento de los astros se repetía sin descanso. Es probable que se debiera a las enseñanzas de Aristóteles, que establecía que el firmamento era inmutable, en contraposición con el carácter perecedero de la Tierra.

Esta creencia provocó una anomalía histórica: en el año 1054, los chinos advirtieron una nueva luz en el cielo que no aparece mencionada en ningún documento europeo, y eso que se pudo ver a plena luz del día durante varias semanas. Se trataba de una supernova, es decir, una estrella moribunda, cuyos restos todavía se pueden observar en la nebulosa del Cangrejo. El pensamiento dominante en Europa impedía aceptar un fenómeno tan contrario a la idea de un cielo inmutable. Una supernova es un acontecimiento muy raro, que solo se puede observar a simple vista una vez cada cien años –la última fue en 1987–. Así que Aristóteles tenía casi razón al afirmar que el cielo era inmutable, al menos a la escala de una vida humana.

La nebulosa del Cangrejo, tal como se aprecia hoy en diferentes longitudes de onda, no fue documentada en Europa tras su aparición en 1054. Torres997/Wikimedia, image radio : NRAO/AUI et M. Bietenholz, J.M. Uson, T.J. Cornwell ; infrarouge : NASA/JPL-Caltech/R. Gehrz, University of Minnesota ; visible : NASA, ESA, J. Hester et A. Loll, Arizona State University ; ultraviolet : NASA/Swift/E. Hoversten, PSU ; rayons X : NASA/CXC/SAO/F.Seward et collaborateurs ; rayons gamma : NASA/DOE/Fermi LAT/R. Buehler., CC BY-SA

Para no contradecir la idea de un universo estático, Einstein introdujo en sus ecuaciones una constante cosmológica que congelaba el estado del universo. La intuición le falló: en 1929, cuando Hubble demostró que el universo se expandía, Einstein admitió haber cometido “su mayor error”.

La aleatoriedad cuántica

Al mismo tiempo que la teoría de la relatividad, se desarrolló la mecánica cuántica, que describe la física de lo infinitamente pequeño. Einstein tuvo una contribución destacada en ese ámbito, en 1905, con su interpretación del efecto fotoeléctrico como una colisión entre electrones y fotones, es decir, entre partículas infinitesimales portadoras de energía. En otras palabras, la luz, descrita tradicionalmente como una onda, se comporta como un flujo de partículas. Fue por este avance, y no por la teoría general de la relatividad, por el que Einstein fue galardonado con el Premio Nobel en 1921.

Pero, a pesar de esta aportación decisiva, se obstinó en rechazar la lección más importante de la mecánica cuántica, que establece que el mundo de las partículas no está sometido al determinismo estricto de la física clásica. El mundo cuántico es probabilístico, lo que implica que solo somos capaces de predecir una probabilidad de ocurrencia entre un conjunto de sucesos posibles.

La obcecación de Einstein deja entrever de nuevo la influencia de la filosofía griega. Platón enseñaba que el pensamiento debía permanecer ideal, libre de las contingencias de la realidad, lo que es una idea noble pero alejada de los preceptos de la ciencia. Así como el conocimiento precisa de una concordancia perfecta con todos los hechos predichos, la creencia se funda en una verosimilitud fruto de observaciones parciales. El propio Einstein estaba convencido de que el pensamiento puro era capaz de abarcar toda la realidad, pero la aleatoriedad cuántica contradice esa hipótesis.

En la práctica, esa aleatoriedad no es plena, pues está regida por el principio de incertidumbre de Heisenberg. Dicho principio impone un determinismo colectivo a los conjuntos de partículas: un electrón por sí mismo es libre, puesto que no se puede calcular su trayectoria al atravesar una rendija, pero un millón de electrones dibujan una figura de difracción que muestra franjas oscuras y brillantes que sí se pueden predecir.

Resultado del experimento de interferencias de Young: con la llegada progresiva de electrones (8 electrones en la imagen a, 270 en la imagen b, 2000 en la imagen c y 60.000 en la imagen d) se van formando las franjas verticales que constituyen el denominado patrón de interferencia. Dr Tonomura/Wikimedia, CC BY-SA

Einstein no quería admitir ese indeterminismo elemental y lo resumió en un veredicto provocador: “Dios no juega a los dados con el universo”. Propuso la existencia de variables ocultas, de magnitudes por descubrir más allá de la masa, la carga y el espín, que los físicos utilizan para describir las partículas. Pero la experiencia no le dio la razón. Hay que asumir la existencia de una realidad que transciende nuestra comprensión, que no podemos saber todo del mundo de lo infinitamente pequeño.

Los caprichos fortuitos de la imaginación

En el proceso del método científico existe un paso que no es totalmente objetivo y es el que lleva a la conceptualización de una teoría. Einstein da un ilustre ejemplo del mismo con sus experimentos mentales. Así afirmó: “La imaginación es más importante que el conocimiento”. En efecto, a partir de observaciones dispares, un físico debe imaginar una ley subyacente. A veces, hay que elegir entre varios modelos teóricos posibles, momento en el que la lógica retoma el control.

“La inteligencia nada tiene que buscar: tiene que limpiar el terreno. Tan solo es útil para las tareas serviles” (Simone Weil, La gravedad y la gracia).

Por tanto, el progreso de las ideas se nutre de lo que llamamos intuición. Es una especie de salto en el conocimiento que sobrepasa la pura racionalidad. La frontera entre lo objetivo y lo subjetivo deja de ser del todo estanca. Los pensamientos nacen en las neuronas bajo el efecto de impulsos electromagnéticos y, entre ellos, algunos resultan particularmente fecundos, como si provocaran un cortocircuito entre células, obra del azar.

Pero estas intuiciones, estas “flores” del espíritu humano, no son iguales para todas las personas. Mientras el cerebro de Einstein concibió E = mc² , el de Proust creó una metáfora admirable. La intuición se manifiesta de forma aleatoria, pero este azar está moldeado por la experiencia, la cultura y el conocimiento de cada persona.

Los beneficios del azar

No debería sorprendernos que haya una realidad que sobrepase nuestra propia inteligencia. Sin el azar, nos guían nuestros instintos, nuestras costumbres, todo lo que nos hace predecibles. Nuestras acciones están confinadas de manera casi exclusiva en ese primer nivel de realidad, con sus preocupaciones ordinarias y sus quehaceres obligados. Pero existe otro nivel en el que el azar manifiesto es la seña de identidad.

“Jamás ningún esfuerzo administrativo ni escolar reemplazará los milagros del azar a que se deben los grandes hombres” (Honoré de Balzac, El primo Pons).

Einstein es un ejemplo de espíritu libre y creador que conserva, sin embargo, sus prejuicios. Su “primer error” puede resumirse en la frase “Me niego a creer que el universo tuviera un principio”. Pero la experiencia demostró que se equivocaba. Su sentencia sobre Dios jugando a los dados quiere decir: “Me niego a creer en el azar”. Sin embargo, la mecánica cuántica implica una aleatoriedad forzosa. Cabría preguntarse si hubiera creído en Dios en un mundo sin azar, lo que reduciría mucho nuestra libertad al vernos confinados en un determinismo absoluto. Einstein se mantiene en su rechazo pues, para él, el cerebro humano debe ser capaz de comprender el universo. Con mucha más modestia, Heisenberg le responde que la física se limita a describir las reacciones de la naturaleza en unas circunstancias dadas.

La teoría cuántica demuestra que no podemos alcanzar una comprensión total de lo que nos rodea. En compensación, nos ofrece el azar con sus frustraciones y peligros, pero también con sus beneficios.

“El hombre solo escapa de las leyes de este mundo por espacio de una centella. Instantes de detenimiento, de contemplación, de intuición pura […] En instantes así es capaz de lo sobrenatural” (Simone Weil, La gravedad y la gracia).

El legendario físico es el ejemplo perfecto del ser imaginativo por excelencia. Su negación del azar, por tanto, representa una paradoja, pues es lo que hace posible la intuición, germen del proceso de creación tanto para las ciencias como para las artes.The Conversation

François Vannucci, Professeur émérite, chercheur en physique des particules, spécialiste des neutrinos, Université de Paris

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

 

VOLVER

LA VENTANA DE CLM

Cielo nuboso y temperaturas en ascenso, este miércoles en CLM

Las temperaturas oscilarán entre los 7 y los 16 grados en Albacete, 8 y 18 en Ciudad Real, 8 y 15 grados en Cuenca, 7 y 16 en Guadalajara y entre 9 y 18 grados en Toledo.

EL OBSERVADOR

La Casa Real envía un mensaje de condolencia al presidente de CLM

El monarca, además, tuvo la ocasión de transmitirle el pésame personalmente en el encuentro que mantuvieron en Illescas (Toledo), con motivo de la ampliación de las instalaciones de Seur.

"Un abrazo, Emiliano, nos deja un buen regalo"

El tuit del vicepresidente de la Junta de Castilla y León tras el fallecimiento de la madre de García-Page.

Volver a abrazar a nuestros abuelos

Por Diógenes Mora García-Page "para Gregoria Sánchez Romero Sánchez Gallego y para todos los abuelos que no pudieron despedirse de sus nietos".

FORO DE EDUCACIÓN

¿Que educación queremos?

Entra en este FORO, esperamos tu opinión.

"Historia de un muerto resucitado". Diario inédito de Lino Muela, un guerrillero de Riba de Saelices

El diario ha sido hallado y divulgado por Alan Herchhoren, historiador por la Universidad de Alcalá de Henares.

El reloj de la Plaza de Zocodover, en el cupón de la ONCE

Dentro de la serie 'Ciudades en punto y hora' saldrá el próximo miércoles , 27 de enero.

RELATOS BREVES DURANTE EL CONFINAMIENTO

Envíanos tu relato a contacta@dclm.es

Echa a andar 'Renacer' con centros de Toledo y Albacete

Se trata de una red hospitalaria para investigar las metástasis cerebrales.

Nuevos apoyos al Camino del Cid

El Ministerio de Transportes y el Consorcio del Camino del CID firman un protocolo para la colaboración en materia de información geográfica.

LO ÚLTIMO / LO MÁS LEIDO

La educación sí se ve

Por Emiliano García-Page.

Las magníficas fotografías del concurso "Toledo, en Navidad"

El primer premio es para Sergio Gómez Delgado con fotografía titulada 'Noche Oscura de Navidad'.

ENTREVISTA DCLM

Patricia Charcos, Cantante

Música familiar y diversión con 'La Chica Charcos y los Katiuskas'

"El concierto tiene que ser un encuentro familiar y no para que padres y madres aparquen a sus hijos".

Leonor Gallardo de la UCLM, segunda mujer galardonada por el Consejo de la Educación Física y Deportiva

El COLEF señala también que la actividad de la profesora "ha sido de gran relevancia nacional e internacionalmente en ámbitos relacionados con la seguridad, la salud y la gestión en el deporte".

El Gobierno regional relanza la revista digital 'EducarenCLM'

Para acercar el trabajo de la comunidad educativa a toda la ciudadanía.

Esperan más peregrinos del Camino de Santiago en primavera

Varios itinerarios levantinos confluyen en CLM .

Salvacañete (Cuenca) cobrará por recoger setas en sus montes públicos

Cobrará una tasa de 3 euros por persona y día.

Habrá Concurso de Disfraces en el Carnaval 2021, pero será «online»

Organizado por el Centro Joven de Cabanillas, el concurso repartirá 500 euros en premios.

LAS CORTES CLM

Sigue en directo toda la actividad de nuestras Cortes
Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

El sindicato médico de CLM alerta de que los centros sanitarios están al límite de saturación

En la mayoría de hospitales han tenido que poner en marcha los planes de contingencia que ya se utilizaron al comienzo de esta crisis.

La Puebla de Almoradiel, abatida por la muerte de su vecino en la explosión de Madrid

Desde la Corporación municipal trasladaban su pésame, ayuda y colaboración para todo lo que necesiten a su familia.

BLOGS

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L.
CIF: B45705647
contacta@dclm.es   publicidad@dclm.es

DCLM.es. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.