MIERCOLES, 01 DE DICIEMBRE DE 2021 · 04:50h.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en YouTube

DCLM.ES · Castilla-La Mancha · Política

VILLAREJO.- Villarejo pide al juez que le devuelva su diario personal, que incluye un segundo teléfono de Rajoy

Sigue lo más destacado sobre operación 'Kitchen' .

09.07.2021

Política en Castilla-La Mancha

comentarios

VIERNES, 9 DE JULIO

Villarejo pide al juez que le devuelva su diario personal, que incluye un segundo teléfono de Rajoy

El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha pedido al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón que le devuelva "el original" de su diario personal o una copia digital del mismo asegurando que en el cuaderno se incluiría un segundo teléfono de contacto del expresidente del Gobierno Mariano Rajoy.

En un escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, la defensa de Villarejo ha explicado que este diario resulta "imprescindible no sólo para su propia defensa sino también para poder colaborar y seguir aportando todos los datos precisos" para la investigación.

En esta línea su abogado, Antonio José Cabrera, ha asegurado que "procede la devolución del original" en tanto que el diario es "íntimo y personal", constituyendo "un reflejo escrito de su memoria", por lo que "no pueden constituir ni el objeto ni el instrumento del delito investigado".

Asimismo, el letrado ha señalado que no "cabe una utilización selectiva de este diario". "Lo que me interesa lo incluyo y lo que no lo expurgo", ha denunciado la defensa, que ha sostenido que un documento de esa índole es una "plasmación escrita de su capacidad cerebral" y su "memoria".

SU DIARIO NO PUEDE SERLE "EXTIRPADO A MODO DE LOBOTOMÍA"

"Por ello, al igual que su cerebro, su diario personal no puede serle extirpado a modo de una lobotomía para que no pueda recordar y con ello poder defenderse y, a la vez, seguir colaborando con la administración de justicia para el completo esclarecimiento de los hechos investigados".

De esta forma, y después de que sus diarios hayan "sido admitidos por el instructor como una fuente de prueba" por su "interés" para la acusación, la defensa de Villarejo exige "poder contar" con ellos para estar "en igualdad de armas".

En definitiva, la representación considera que "no es admisible que se le pongan al investigado obstáculos irrazonables e injustificados para su acceso" a los diarios, haciendo que el comisario tenga que personarse en los juzgados para revisarlos, "necesitando para ello muchos días".

"Son sus propios diarios personales y en ellos es sólo su intimidad la que puede verse afectada, pues sus recuerdos sobre otros no pertenecen más que a él mismo y no a ninguna otra persona y, por supuesto, tampoco al Estado".

Este mismo martes, el propio Villarejo también se quejó ante los medios de comunicación por tener que acudir a sede judicial para consultar sus agendas, al tiempo que pidió públicamente al magistrado instructor, Manuel García-Castellón, que le facilite una copia para poder acceder al contenido de sus propios apuntes.

"¿Por qué no me dan copia? Porque tengo anotaciones muy interesantes allí. No estamos en Namibia, estamos en España y esto debe ser un Estado garantista", defendió a su salida del Juzgado Central de Instrucción número 6.

Además, tras ser preguntado por los móviles que según dijo utilizaba para comunicarse con Rajoy, Villarejo aseguró que entregó a la causa el número telefónico personal que tenía para "contactar" con el entonces líder del PP. "Ya solamente lo que tiene que hacer es comprobar esos mensajes".

JUEVES, 8 DE JULIO

La Audiencia Nacional imputa a Repsol y Caixabank por cohecho y revelación de secretos en el caso 'Villarejo'

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha acordado la imputación de Repsol y Caixabank como personas jurídicas en el marco de la pieza separada número 21 del caso 'Tándem' por su presunta participación en la contratación del comisario jubilado José Manuel Villarejo para investigar al que fuera presidente de Sacyr Luis del Rivero.

En el auto del titular del Juzgado Central de Instrucción número 6, les imputa un delito de cohecho y un delito de revelación de secretos, y les requiere que designen un representante, así como abogado y procurador para llevar a cabo la comparecencia en la que se informará a los representantes de las dos compañías de los hechos que se les atribuyen. Tras esa primera cita, el 26 de julio a las 10.00 de la mañana tomará declaración a ambos representantes de las compañías.

MIÉRCOLES, 7 DE JULIO

Bárcenas dijo al juez que el 'pendrive' con la grabación de Rajoy se habría extraviado en Génova o en Díaz-Porlier

El ex tesorero del PP Luis Bárcenas aseguró ante el juez de la Audiencia Nacional que investiga la 'Operación Kitchen' que los 'pendrives' en los que guardaba las grabaciones que demostrarían que el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy conocía la existencia de la 'caja b' se debieron extraviar, pero desconoce si esa pérdida se produjo en la sede de Génova 13 o en el estudio de restauración de su mujer en la calle General Díaz-Porlier.

Según los audios de la declaración, a los que ha tenido acceso Europa Press, los 'pendrives' que contenían la grabación de Rajoy y una con el ex secretario general del PP Javier Arenas fueron trasladados junto a otra documentación después de que los abogados del PP le apremiasen a acometer la mudanza.

Bárcenas criticó las prisas en el traslado, puesto que en ese momento se encontraba de viaje en Canadá. "Les digo que estoy fuera y que quiero estar pendiente", explicó, asegurando que el abogado del PP Alberto Durán no quiso que el extesorero estuviera "presente" en la recogida.

El que fuera senador del PP señaló que fue su chófer, Sergio Ríos, el encargado de acudir junto a otra persona a la sede del PP para recoger las cajas con la información, siendo éstas trasladadas al estudio de restauración de su mujer, situado en la calle General Díaz-Porlier.

En esas cajas, además de dos 'pendrives' y varios teléfonos móviles, habría "material delicado" que, según Bárcenas, "no debería circular". "Sería algo parecido al pago de las facturas de Unifica por la remodelación de la sede de Génova 13", señaló.

En concreto, en esos documentos habría "muchos datos vinculados a la financiación de campañas electorales de una forma paralela a la caja B, siempre sin carácter finalista". "Eran aportaciones de señores que se aplicaban a la campaña electoral".

NO PROTEGIÓ LA INFORMACIÓN PORQUE IBA A USARLA CONTRA EL PARTIDO

Entre los archivos, además de pagos de imprentas y 'mailing' electoral, había según Bárcenas información sobre la financiación de las elecciones gallegas que Pablo Crespo, ex secretario de Organización del PP de Galicia, habría entregado al predecesor de Bárcenas, Álvaro Lapuerta.

Bárcenas no se dio cuenta de que echaba en falta parte de su documentación hasta enero de 2015, cuando salió de prisión, lo que le llevó a pensar que los responsables de la sustracción pertenecían al PP. "Lo que pienso es que antes de que la documentación salga del PP alguien ha retirado todo lo que le ha parecido que no debía estar en mi poder".

No sería hasta más tarde cuando el propio Bárcenas contempló la posibilidad de que las grabaciones hubieran sido extraídas en el estudio de su mujer y no en Génova 13. El extesorero barajó esa opción tras mantener una conversación con un periodista que le habló de una "operación de espionaje" a la que el propio Bárcenas quitó "importancia".

Bárcenas reconoció que si no protegió de forma especial esos archivos fue porque, "a pesar de que la relación" con la entonces secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, era "pésima", todavía mantenía una "buena relación" con Arenas y con Rajoy.

"Yo no estaba en esos momentos por dar ninguna documentación ni por perjudicar a nadie", aseguró, incidiendo en que a pesar de que "personalmente" pudiera tener "un contencioso" con Cospedal, su intención no era "perjudicar al partido".

A preguntas del juez, el extesorero del PP se ha referido a la distensión en las relaciones con la formación en el año 2013, después de que un abogado del partido le ofreciese una cantidad de 500.000 euros "en concepto de indemnización" a cambio de que no se publicase más información comprometedora para la formación.

FLEXIBILIZACIÓN PENITENCIARIA Y "VIS A VIS ADICIONALES"

Bárcenas, que rechazó esa primera oferta, explicó que Javier Sánchez Lázaro y un sacerdote, Francisco Santos, actuaron de intermedarios con el PP. Fue cuando se le ofreció la posibilidad de recibir un "trato penitenciario suavizado" que incluía "vis a vis adicionales" cuando el extesorero decidió dar un "paso" en la mejora de las relaciones con los 'populares'.

Fue entonces cuando Bárcenas, tras conocer a Isidro, un preso colombiano que "tenia vinculaciones con un partido" en su país "homologable al PP", decidió eliminar de la nube las grabaciones que comprometían a Rajoy y a Arenas.

De esta forma, el extesotero acordó con Isidro el pago de 4.000 euros, facilitándole "dos notas con una serie de indicaciones", entre las que se incluían las "claves de acceso al correo electrónico en la nube".

A preguntas del juez sobre la disparidad en las cifras económicas del encargo, Bárcenas instó al magistrado a preguntar a su chófer, que fue el encargado de entregarle la cantidad al interno, el encargado de eliminar unos archivos que marcaban el "comienzo de una amistad con mucho recorrido", y que empezaba a materializarse con el incremento de vis a vis.

Sin embargo, esa mejora en sus condiciones apenas duraría tres meses, cuando Bárcenas y el PP regresaron a la "situación de partida". "En un momento determinado en esta operación de búsqueda de documentos y audios parece que los responsables del PP tienen la certeza de que los audios y la documentación no existen y se suspenden los vis a vis".

Fue el propio Sánchez Lázaro el que habría trasladado a Bárcenas la postura del partido. "Tienen claro que los audios no existen y que la documentación la tienen controlada, que no querían seguir con ningún tipo de acuerdo. Ese es el resumen", señaló Bárcenas.

Preguntado por la Abogacía del Estado sobre su creencia de que el entonces ministro del Interior estaría detrás del endurecimiento de sus condiciones en prisión, Bárcenas señaló que hay "un montón de operaciones a lo largo del tiempo que" le hacen "pensar que efectivamente" se le estaba "persiguiendo". "Tengo que añadir que indiciariamente", matizó.

ROSALÍA ENTRA EN CONTRADICCIONES

El mismo día que su marido, Rosalía Iglesias también declaró ante el juez y las partes para ser preguntada por el supuesto robo de material en el estudio de Díaz-Porlier. Según explicó, fue consciente de que faltaban cajas y documentos, ubicados en altillos y en un banco hueco, y relató que en la mudanza participó tanto Sergio Ríos como otra persona. "Entonces dice que antes había y luego ya no había", le inquiere el juez para conocer si sufrió un robo, a lo que responde que "ésa es la realidad".

Por otro lado, sobre el episodio de la contratación del preso de origen colombiano, si bien al juez le ha dicho que ella no supo nada de que su marido ordenara pagar una cantidad a esa persona, posteriormente a preguntas del fiscal ha reconocido que Bárcenas le dijo que le habían engañado y que había perdido dinero. Este cambio declarativo le valió ser abroncada por el juez, que no se explicaba el por qué del cambio de versión.

Sobre las grabaciones de Rajoy y de Arenas, indicó que supo de su existencia por su marido desde el principio aunque dijo desconocer dónde estaban guardadas. Lo que sí resaltó es que no le gustaba que su marido tuviera confianza con el empresario Javier Sánchez Lázaro, que le sorprendía que se apoyara en él, y que no le gustaba que presumiera de saberlo absolutamente todo".

Otra de las personas que mencionó en su declaración, fue la del abogado Javier Gómez de Liaño, a quien, sostiene, entregaron dos o tres teléfonos y un Ipad. Además, dijo que en uno de eso terminales salía el mensaje de Rajoy en el que le conminaba a Bárcenas a ser fuerte. "De ahí es de donde sale el WhatsApp del señor Rajoy diciéndole 'Luis sé fuerte'".

MARTES, 6 DE JULIO

Cospedal asegura que se reunió con Villarejo porque "podía tener información" de "actuaciones no ortodoxas" en el PP

La ex secretaria general del Partido Popular María Dolores de Cospedal aseguró ante el juez de la 'Operación Kitchen' que se reunió con el comisario jubilado José Manuel Villarejo porque éste "podía tener información" de actuaciones "que no fueran ortodoxas o regulares" por parte de "algunas personas del partido".

Según los audios de la declaración a los que ha tenido acceso Europa Press, habría sido el propio Villarejo el que "pidió" ver a Cospedal, que accedió a reunirse con él para que se lo "explicara y lo demostrará", aunque nunca llegó a "probar nada" en relaciones a esas actuaciones. Tampoco lo hizo en relación a 'Gürtel', ya que la propia Cospedal aseveró que el "conocimiento" que ella tenía sobre el procedimiento lo tenía por los letrados del PP personados.

"El señor Villarejo comentaba de todo y hablaba de todo, pero todo lo que hablaba se conocía por los medios", sostuvo Cospedal, que incidió en que el comisario "presumía mucho de saber muchas cosas". "Pero no había nada nuevo que yo no supiera o que no apareciera en los medios comunicación por mucho que luego se adornara", añadió.

La exdirigente 'popular' justificó sus encuentros con el comisario argumentando que, desde su posición y sus relaciones "en todas partes", podía dar "alguna luz" sobre el supuesto espionaje al PP, aunque ha reiterado que nunca le hizo "ningún encargo profesional".

En esta línea, la ex secretaria general del PP destacó que Villarejo era una persona muy dada a hablar "con mucha profusión de muchas cosas" y a adornar "profusamente" la información publicada en los medios de comunicación.

"TRES O CUATRO" ENCUENTROS, SIEMPRE A PETICIÓN DE VILLAREJO

Cuestionada sobre el tipo de relación que mantenía con Villarejo, Cospedal apuntó que era "no demasiado intensa". "Una relación que tenía que ver con el conocimiento que" el comisario "tenía sobre personas que trabajaban en medios de comunicación" y que podían serle de utilidad en su condición de secretaria general.

El interés de Villarejo en reunirse con Cospedal pasaba, en palabras de la exdirigente del PP, en su posición de poder dentro del partido. "Pensaba que en un futuro podía llegar a gobernar mi partido y España. Era un interés de tener una relación social más que otra cosa", apuntó la propia Cospedal.

En ese marco, ambos se reunieron en la sede del PP, situada en la calle Génova, hasta en "tres o cuatro ocasiones", siempre a petición de Villarejo. Cospedal, que no descartó que pudieran haber hablado también por teléfono, ha reconocido que uno de los encuentros se produjo en la cafetería de Velázquez con Serrano. "No se si la del VIPS o la que está al lado", explicó.

En cualquier caso, Cospedal aseguró que esos encuentros debieron producirse antes de 2011, cuando llegó a la Presidencia de la Junta de Castilla-La Mancha. La exdirigente se justificó señalando que, a partir de ese momento, su actividad se desarrollaba eminentemente en la comunidad autónoma.

Los encuentros servían, según Cospedal, para repasar la "actualidad de las noticias" que aparecían en prensa y que tenían relación con el PP y con los "ataques" que ella misma o su marido, Ignacio López del Hierro, pudieran "sufrir". En ellos, el comisario no solicitó a la dirigente un pago por sus servicios "en ningún momento".

A preguntas del fiscal, Cospedal ha repetido que nunca se ofreció una compensación económica a Villarejo porque nunca se contrataron sus servicios. Lo que ambos mantuvieron fue una consulta informal, una "conversación social que es más que social" en palabras de la que fuera dirigente del PP.

Con todo, Cospedal si señaló que "en alguna conversación informal" se hizo referencia a una retribución. "Se dice algo como para terminar una conversación que es como una cortesía y él dice: 'Bueno, al menos los gastos y tal'. Pero eso es un tema de cortesía. No hay ningún encargo, nunca", explicó.

BÁRCENAS, UN "MENTIROSO" HACIA EL QUE GUARDA "INDIFERENCIA COMPLETA"

Preguntada sobre su relación con el extesorero del PP Luis Bárcenas, Cospedal fue tajante: "No se si es la peor de todas las que él tenga, pero la mía es de indiferencia completa: no tengo sentimiento por esta persona. La suya es de una clara animadversión en el pasado y el presente".

Precisamente, fue a partir del momento en que ella misma le comunicó que tenía que dejar de ser tesorero del partido cuando no volvió a tener "ninguna relación" con Bárcenas, a quien ha tachado de "mentiroso".

Cospedal, que aseguró ante el juez que su "interés" en todo lo que tuviera que ver con 'Gürtel' pasaba por que se "conociera la verdad", señaló que como secretaria general del partido nunca ocultó ni temió "nada". "No ha sido ni mi situación, ni mi interés ni mi actitud", añadió.

Por eso, calificó de "absurdo" la hipótesis de que el PP iniciase una operación para hacerse con la documentación de Bárcenas, argumentando que esa información habría estado durante "dos meses" en la sede de Génova 13, a la espera de que el extesorero la recogiese del que había sido su despacho.

Tras recordar que el propio Bárcenas cambió "de versión de lo que tenía y no tenía cientos de veces", Cospedal cargó contra el extesorero por sus "manifestaciones falsas y calumnias" que han derivado en la apertura de "muchos procedimientos judiciales".

"Muchas personas han sufrido mucho con sus mentiras y calumnias. Ha dado lugar a una profusa actuación de la Justicia, que ha derivado en muchas sentencias y ninguna le ha dado la razón. Ha quedado como lo que es, un mentiroso. ¿Qué necesidad tenia el PP de organizar nada? Si había estado toda esa documentación donde él decía que tenía el oro y el moro, en la propia sede del partido", argumentó Cospedal.

En su ataque a Bárcenas, Cospedal reconoció que lo que le llamó "mucho la atención" fue que "nunca se ordenara la entrada y registro" en casa del extesorero, una persona con "47 millones en Suiza", cuyo origen "no se acredita".

López del Hierro sobre el contacto de Cospedal y Villarejo: "Sospechaba que espiaban al PP desde un piso de Zurbano"

El empresario Ignacio López del Hierro, marido de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, señaló ante el magistrado que instruye la investigación sobre la operación 'Kitchen' que en junio de 2009 procura una primera cita del comisario José Manuel Villarejo con su mujer porque ella sospechaba que "estaban espiando al PP desde un piso de la calle Zurbano" y porque sospechaba que "había filtraciones sobre Rita Barberá", exdirigente del PP valenciano ya fallecida.

En los audios de su comparecencia ante el juez Manuel García-Castellón, a los que ha tenido acceso Europa Press, el empresario explica que la cita con su mujer se produce "a petición del señor Villarejo", quien le pide verla porque "tenía cosas interesantes que decirle". "Lo comento con mi mujer y me dice que sí, que habla con Villarejo porque había informaciones que ella quería aclarar", recordó a preguntas del juez en un interrogatorio en el que respondió también a preguntas de Fiscalía, de su defensa y de la defensa de su mujer.

Según explicó, Villarejo --con el que retoma la relación en los 2000 después de conocerle en los 90-- cuando le solicitó esa primera reunión con la dirigente popular le transmitió que tenía información de gente del PP que convenía que ella supiera. No obstante, la relación "personal" entre ambos hasta llegar a esa reunión con la dirigente se fue fraguando poco a poco, y se "intensifica" porque hubo una serie de ataques en prensa contra él.

"Al principio nos vemos, tomamos un café, me cuenta cosas de actualidad, como dos personas que se llevan bien. Y esa relación se intensifica posteriormente porque yo me caso con la secretaria general del PP y hay una serie de ataques tremendos contra mi en la prensa", indicó.

Dado que con anterioridad el comisario, al que siempre creyó en excedencia, le había comentado que tenía buena relación con la prensa y con periodistas, él decide exponerle sus problemas porque no sabe defenderse de los ataques. "No sabía qué hacer, los abogados me decían que no me metiera en demandas, y me ayudó presentándome a algunos periodistas, o hablando bien de mi con alguno de ellos", dijo.

NORMA DE CORTESÍA

No obstante, López del Hierro --que tuvo serias complicaciones para seguir las preguntas del fiscal por una sordera, no así las del juez y las de las partes-- aclaró reiteradamente que estas consultas eran a nivel personal, por lo que no abonó al comisario ninguna cantidad por ello. Además, insistió en que "el 99 por ciento de las conversaciones" que mantenían ambos eran sobre asuntos que habían salido en prensa o que salían al día siguiente por lo que "no tenía sensación de que desvelara ningún secreto ni nada".

Ante el fiscal, incidió en que "nunca" ha oído que se le haya encargado nada desde el partido, y avisó de que él no era ni militante, por lo que no tuvo "la mas mínima capacidad de encargar nada". "En la primera conversación de Villarejo con mi mujer, al despedirnos me pareció una norma de cortesía que alguien que había expuesto en esa reunión su empresa, por cortesía le dije oye alguna vez se te encargará, pero sabiendo que yo no tenía capacidad de contratar, y que me conste nunca ella ha contratado nada", indicó.

Al hilo, tras negar que tuviera conocimiento de posteriores reuniones del comisario con su mujer tras esa primera de junio de 2009, explicó que se decidió que entrara el comisario por el garaje de la sede de Génova con el objetivo de que no quedara registro de su entrada.

"Es normal cuando no quieres que se vea. Se introdujo por el garaje para que no fuera registrado en registro de entrada. Cuando estaba en oposición mi mujer, los empresarios, el 90 por ciento entraban así, no querían que el Gobierno supiera", recordó, para luego apuntar que Villarejo no quiso que se supiera que iba a ver a Cospedal.

LOS CAFÉS DE ACTUALIDAD

En el turno de preguntas de la defensa de Cospedal, se le refirió que dado que la investigación sobre Gürtel arranca en 2007 y la detención del cabecilla (Francisco Correa) es en febrero de 2009, en los cafés entre el empresario y el comisario hablarían de ellos, a lo que respondió que siempre comentaban la actualidad. "Si hoy me tomara un café con Villarejo estaríamos hablando de los indultos", ejemplificó.

Por otro lado, López del Hierro, que aparece de forma reiterada en las anotaciones del comisario requisadas por la Policía, negó tener conocimiento de la razón por la que aparece en las mismas --"no tengo ninguna explicación, no tenía ni idea de que anotaba en agenda cada vez que me veía, no veo ninguna explicación a esas agendas"--.

Con todo, negó recordar nada de lo referido en las mismas, como por ejemplo que le pidiera información al policía porque su mujer necesitaba tomar decisiones en febrero de 2009, cuando se produce la detención de Correa. "No creo que tenga nada que ver una cosa con la otra, no recuerdo esa conversación, no veo ligazón", llegó a decir ante el asombro del juez, que sí que le hizo ver que la detención del cabecilla de la trama sí que afectaba al PP.

Tampoco recuerda haber hablado con el comisario sobre "la fama" de José Luis Olivera, aunque sí que recordaba que le hablaba bien de él y le decía que era "un gran profesional", ni que cerraran cita con Cospedal en Toledo en 2011. Negó también conocer de la existencia del chofer del extesorero Luis Bárcenas, Sergio Ríos, que fue captado por la 'Kitchen' como confidente, y que apuntó tampoco se encargó de que el comisario cercano a su mujer Andrés Gómez Gordo se pusiera en contacto con Villarejo en relación a esa captación del confidente.

VIERNES, 2 DE JULIO

Villarejo ratifica ante el juez que se mensajeaba con Rajoy sobre el presunto espionaje a Bárcenas

El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha insistido este viernes ante el juez que investiga la 'Operación Kitchen' en que se mensajeó con el ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy sobre el presunto espionaje al ex tesorero del PP Luis Bárcenas, implicando también a otros miembros de su Ejecutivo, como María Dolores de Cospedal, Jorge Fernández Díaz y Soraya Sáenz de Santamaría, de la que ha dicho que tenía copia de la documentación intervenida a Bárcenas.

Villarejo ha ratificado de esta forma gran parte de lo ya declarado ante la comisión de investigación del Congreso de los Diputados y en un escrito enviado al magistrado Manuel García-Castellón esta misma semana, donde avanzaba el relato que le haría sobre el operativo parapolicial que se habría montado en 2013 desde el Ministerio de Interior para espiar a Bárcenas y su entorno con el objetivo de sustraer la información comprometedora que pudieran tener del PP y sus dirigentes.

El policía ha reiterado que comenzó a trabajar para la 'Kitchen' porque así se lo pidieron desde el Ministerio de Interior, apuntando esta vez a toda al cadena de mando: Fernández Díaz; el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez; el ex director general de la Policía Ignacio Cosidó; y la Dirección Adjunta Operativa (DAO).

Y con un encargo concreto, que hiciera labores de inteligencia sobre Bárcenas y su entorno, las cuales se llegaron a extender a una casa de la madre del ex tesorero, para localizar el material que guardaba y que podía comprometer al PP o al Estado. Para ello, ha indicado --confirmando sus manifestaciones anteriores-- que convenció al chofer de la familia Bárcenas para que les espiara.

Ha incidido en que, en un momento dado, le facilitaron números de teléfono del propio Rajoy que usó para comunicarse con él mediante mensajes. Este contacto directo, ha explicado, se debe a que el presidente del Gobierno no se fiaría de la información que se le transmitía desde el Ministerio de Interior sobre la 'Kitchen' y quería otro canal de comunicación.

DESCRIBE CONTACTOS HABITUALES CON EL GOBIERNO

De acuerdo con su versión, Rajoy no era la única persona a la que reportaba. Ha dicho que hablaba también con algún enlace que le enviaba la entonces vicepresidenta del Gobierno. Le consta --ha aseverado-- que Sáenz de Santamaría tenía copia de los papeles sustraídos del estudio de restauración de arte que la mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, tenía en la madrileña calle de General Díaz-Porlier, una operación cuya existencia ha respaldado.

Otro de sus principales contactos, ha añadido, era la ex secretaria general del PP y ex ministra de Defensa. Al igual que hicieran ella y su marido, Ignacio López del Hierro, en sus comparecencias judiciales, Villarejo ha contado que el esposo les presentó y que se reunió con Cospedal en la sede de Génova, a donde accedía por el garaje tras ser recogido en coche oficial en las inmediaciones, así como en el Ministerio de Defensa y en restaurantes de Marbella.

Sobre Cospedal, ha especificado que le presentaron como un antiguo agente que conocía a todo el mundo, pero que nunca hubo un encargo concreto y nunca le pagaron nada. A veces Cospedal salía del despacho --no ha concretado cuál-- y comentaba con Rajoy, ha ilutrado. Otras, transmitía a Villarejo que el presidente del Gobierno estaba muy preocupado. Cree que, cuando departía con ella, lo hacía más como Gobierno que como PP. Era información judicializada, ha afirmado.

Villarejo ha apostillado que también informaba de alguna cosa a la sede del PP, sin detallar a quién o quiénes, y que en todo caso transmitía a Fernández Díaz, a quien ha atribuido un papel esencial en el desarrollo de la 'Kitchen', si bien sospecha que la iniciativa de montar el operativo no fue suya, sino que lo habría consensuado con Rajoy o la vicepresidenta. Asimismo, ha sostenido que hablaba con el secretario de Estado y el DAO.

La declaración de Cospedal sobre que "solo se vio un par de veces con el comisario" no es corroborada ni por su marido, ni por el chófer, ni por Villarejo

El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha declarado en la pieza Kitchen, que investiga el encargo del Partido Popular y el Gobierno de Rajoy para deshacerse de las pruebas que demostraran la financiación ilegal del partido . 

El pasado martes la ex secretaria general del PP y ex ministra de Defensa María Dolores de Cospedal aseguró que solo se había visto con el comisario Villarejo en un par de ocasiones, a pesar de haber sido ella quien habría comenzado los encargos en el año 2009 según la grabación hecha pública, pero ni su marido el empresario Ignacio López del Hierro, ni su jefe de gabinete José Luis Ortiz, ni esta mañana Villarejo han corroborado su versión, según publica el diario Público

Según Villarejo, los encuentros con Cospedal empezaron en Génova, pero también se dieron en su despacho del Ministerio de Defensa, en restaurantes, en Marbella y en Estepona (Málaga). Además  en el registro de su domicilio en 2017, se encontraron  numerosos audios con el marido de Cospedal de contenido muy explícito.

Villarejo declara hoy ante el juez para esclarecer el papel que podría haber jugado Rajoy en el espionaje a Bárcenas

El comisario jubilado José Manuel Villarejo declara este viernes ante el juez que investiga la 'Operación Kitchen' para esclarecer el papel que desempeñó en el presunto espionaje parapolicial al ex tesorero del PP Luis Bárcenas, algo de lo que habría mantenido informado al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, según ha afirmado en un reciente escrito.

Villarejo comparece nuevamente ante el titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, una vez analizados los apuntes que hizo en las agendas personales que se le incautaron el pasado mes de octubre, que cubren el lapso temporal en el que se habría desarrollado la 'Kitchen', hasta el punto de que han permitido situar el inicio de la misma en el 11 de julio de 2013.

En este escrito, presentado el martes coincidiendo con la declaración como imputada de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, Villarejo avanza su "línea argumental" de este viernes para explicar cuál fue su rol en el espionaje que se habría montado desde el Ministerio de Interior, con recursos policiales y fondos reservados, para sustraer a Bárcenas la información sensible que pudiera tener del partido y sus dirigentes y evitar que llegara a la Justicia.

El policía retirado sostiene que intervino en la 'Kitchen' cuando ya había comenzado porque recibió sendas llamadas de los entonces jefe de Asuntos Internos, Marcelino Martín Blas, y director general de la Policía, Ignacio Cosidó. Este último, ya en persona, le habría pedido que dejara los temas que tuviera entre manos porque había un asunto "muy urgente" en el que el propio Rajoy tenía interés personal.

De acuerdo con su versión, le dieron dos números de teléfono donde podría contactar con Rajoy para tener una "interlocución directa" a fin de evitar las interferencias que se habrían producido en la llamada 'Operación Cataluña', donde --sostiene Villarejo-- la información que el comisario transmitía a la cadena de mando del Ministerio de Interior y el CNI difería de la que finalmente llegaba a Moncloa.

A este respecto, Villarejo detalla, como ya hiciera en la comisión de investigación del Congreso de los Diputados sobre la 'Kitchen', uno de los números de teléfono. Y no le cabe duda de que quien veía los mensajes era el presiente del Gobierno, por los comentarios que recibía de los interlocutores que actuaban como intermediarios, señala.

REUNIONES EN GÉNOVA

Como interlocutores menciona tanto al ex ministro de Interior Jorge Fernández Díaz como al ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez, además del responsable de la Dirección Adjunta Operativa (DAO) y agentes del CNI. Como "interlocutores paralelos" añade a la Presidencia y Cospedal y, "colateralmente", a la ex vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, "por otros contactos".

Sobre la supuesta interlocución con Cospedal, esta semana la ex secretaria general del PP ha contado que se reunió con Villarejo tres o cuatro veces en la sede de Génova, una cifra que su ex jefe de Gabinete José Luis Ortiz elevó a entre ocho y diez. Según ilustró este último, recogía al comisario con un coche del partido cerca de la plaza de Colón y lo introducía en el cuartel general de los 'populares' por el garaje para que no quedara constancia de su visita.

A Cospedal se lo presentó su marido, Ignacio López del Hierro --también imputado--, que conocía a Villarejo desde los 90. Retomaron la relación, expuso el empresario al juez, porque estaban preocupados por las filtraciones a la prensa que se hacían del partido y de ellos. Ambos negaron que el verdadero motivo fuera que les mantuviera informados de la marcha de las pesquisas sobre 'Gürtel'.

El matrimonio explicó que, por mera cortesía, le dijeron que alguna vez le harían algún encargo y que, si era el caso, le pagarían los gastos corrientes en los que incurriera. No obstante, al mismo tiempo Cospedal aseveró que no le llegó a encomendar ningún trabajo y, por tanto, tampoco le dieron dinero. Además, resaltó que la información que solía recibir de Villarejo no era muy útil porque ya estaba disponible en fuentes abiertas.

CAPTADOR DE "FUENTES HUMANAS"

Lo que le transmitieron los mandos policiales cuando le ficharon para 'Kitchen', conforme al citado escrito, es que necesitaban que, como agente de inteligencia, verificara la existencia de unos datos que interesaban al Gobierno, pudiendo llegar a suponer una grave amenaza para las altas instituciones del Estado. Esos datos eran la documentación con la que Bárcenas advertía a través de la prensa, precisa.

En concreto, se le requería, para que captara a "fuentes humanas" haciendo valer su capacidad de persuasión. No le extrañó porque entendió que era una continuación de su trabajo en la 'Operación Cataluña', ya que se daban los mismos intervinientes, paralelos procedimientos y similares objetivos.

Uno de los activos que habría reclutado es el chofer de los Bárcenas, Serio Ríos, a quien habrían abonado 2.000 euros mensuales a cargo de los fondos reservados para "compensarle" porque el ex tesorero del PP ya no le iba a seguir pagando y debía buscar otra forma de ganarse la vida.

Villarejo afirma que, con todo, incluidos seguimientos en los que habrían participado distintas unidades policiales y el CNI, la 'Kitchen' tenía un acceso integral a la vida diaria de Bárcenas, también durante su etapa en prisión a través de Instituciones Penitenciarias e incluso de infiltrados como falsos presos.

Su salida, de acuerdo con este relato, se precipitó al advertir a sus superiores en sucesivas notas informativas de que los datos con relevacia penal debían judicializarse. Según Villarejo, su delito es que denunció en tiempo y forma.

RONDA DE DECLARACIONES

Tras la comparecencia de Villarejo, que se suma a las recientes declaraciones de Cospedal, López del Hierro, Ortiz, el ex jefe de la UDEF José Luis Olivera y el inspector principal de 'Gürtel', Manuel Morocho, quedará pendiente el interrogatorio al ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez el 12 de julio.

El juez deberá decidir antes del 29 de julio si termina o prorroga la instrucción, algo sobre lo que ha preguntado a las partes. En el auto por el que imputó a Cospedal y su marido, García-Castellón manifestó que esta pieza separada de la macrocausa 'Tándem' --sobre los negocios oscuros de Villarejo-- "se vislumbra con la madurez necesaria para encarrilar la fase preparatoria".

No obstante, fuentes jurídicas consultadas por Europa Press han apuntado que algunas partes, entre ellas el ex tesorero del PP, han solicitado al magistrado de la Audiencia Nacional que mantenga abiertas las pesquisas al considerar que todavía queda mucho por investigar.

MIÉRCOLES, 30 DE JUNIO

El exjefe de Gabinete de Cospedal la contradice y afirma que la exdirigente popular se reunió 8 ó 10 veces con Villarejo

José Luis Ortiz, el que fuera jefe de Gabinete de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, ha indicado este miércoles al juez que investiga la 'Operación Kitchen' que hubo entre ocho y diez reuniones en la sede de Génova entre ella y el comisario jubilado José Manuel Villarejo, cifra que contrasta con las tres o cuatro que aseveró ayer la ex dirigente 'popular' haber mantenido.

En una breve comparecencia ante el magistrado Manuel García-Castellón, Ortiz ha especificado además que él era el encargado de recoger en un coche oficial del partido al comisario, que quedaban en la ya desaparecida cafetería Riofrío, en la plaza de Colón, y que entraban por el garaje para no figurar en los registros de entrada de la formación política.

Con estos dos datos, Ortiz le ha robado protagonismo a la que era la declaración relevante del día, la del marido de Cospedal, el empresario Ignacio López del Hierro. Éste ha comparecido ante el juez en calidad de investigado durante aproximadamente una hora y ha negado cualquier implicación con el presunto espionaje parapolicial al ex tesorero del PP Luis Bárcenas, aunque sí ha reconocido contactos con Villarejo, al que conocía desde hacía años.

Sobre el papel que jugó el jefe de Gabinete en los contactos con Villarejo, Ortiz ha apuntado que él se limitaba a cumplir órdenes de su jefa y que no se cuestionaba nada. Además, ha afirmado que él nunca asistió a ninguna reunión con el funcionario de policía y que los mensajes que se intercambiaba con él eran los rutinarios para establecer las citas, por lo que sobre temas de relevancia no hablaron.

De los trayectos que compartió en el coche con Villarejo, la cafetería está a 350 metros de la sede de Génova, no ha destacado nada relevante. Una vez en el edificio, tras entrar por el garaje, le subía hasta el despacho de Cospedal, lo dejaba en manos de la secretaria y él no se quedaba, ha relatado.

CON VILLAREJO DESDE LOS 90

López del Hierro, por otro lado, ha asegurado a García-Castellón que desconocía la existencia de la operación que se habría montado en 2013 desde el Ministerio de Interior, con recursos policiales y fondos reservados, para espiar a Bárcenas y su familia a fin de impedir que la documentación sensible sobre el PP y sus dirigentes que pudieran tener llegara a la Justicia.

En concreto, ha recalcado que no intervino de ninguna manera en la captación del chofer de los Bárcenas, Sergio Ríos. Un matiz relevante en la medida en que el instructor atribuye al matrimonio una participación "decisiva" para sumar al conductor a la trama. El propio Ríos reveló que aceptó el encargo porque le llegó a través de su "admirado" Andrés Gómez Gordo, ex jefe de seguridad de Cospedal.

No obstante, López del Hierro ha admitido que tenía una relación de tiempo atrás con Villarejo que ha definido como personal pero ligera. Un abogado les presentó en los años 90, pero no retomó el contacto hasta años después, en los 2000, cuando se sintió atacado por las noticias publicadas. Las referencias que le llegaban de él eran buenas. Y el ex comisario, por su parte, cebó los futuros encuentros avanzándole que le llegaba información preocupante sobre gente del PP.

López del Hierro ha dicho que solamente recordaba una reunión a tres celebrada en 2009 en la sede del PP en la madrileña calle de Génova cuya finalidad era que su mujer conociera a Villarejo, confirmando la logística descrita por Ortiz. Así, ha narrado que lo recogieron con un coche en las proximidades de la plaza de Colón, entraron por el garaje y de ahí al despacho de Cospedal, en la séptima planta.

El motivo de que entraran casi de incógnito en Génova, ha justificado López del Hierro, es que cuando el PP estaba en la oposición se intentaba evitar que los empresarios y figuras similares accedieran a la vista de todo el mundo y quedara constancia de su visita en el registro de entrada para evitar suspicacias políticas. Además, en este caso, ha apostillado que Villarejo tampoco estaba interesado en que le vieran con Cospedal.

Como pura cortesía, ha enfatizado, le dijeron a Villarejo que alguna vez se le encomendaría algún trabajo, si bien ha matizado que no le consta que realmente se le acabara pidiendo y, en todo caso, ha subrayado que él no tenía capacidad para hacerlo porque no era militante del PP. Por la misma cortesía, le añadieron que, si alguna vez incurría en algún gasto personal por esas futuras labores, se le abonaría. Tampoco tiene constancia de que se le pagara.

HABLAR DE LA 'GÜRTEL' COMO DE LOS INDULTOS

Interrogado por las razones, ha negado que el verdadero objetivo fuera estar al tanto de la investigación sobre 'Gürtel', verificando en este extremo la versión ofrecida al juez por su mujer, que sostuvo que querían que Villarejo les mantuviera informados sobre las filtraciones que se hacían a la prensa relativas al partido y a ella. López del Hierro ha comentado que Cospedal le manifestó que estaba preocupada por lo que se publicaba de la ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá.

López del Hierro ha desmentido igualmente que ejerciera influencia alguna para que, como denunció el investigador principal de 'Gürtel', Manuel Morocho, en su comparecencia judicial, eliminaran su nombre de un informe en el que este inspector le mencionaba como donante de la 'caja b' del PP. Aunque sí ha confesado que un periodista, cuyo nombre no ha desvelado, le avisó de que aparecía en ese documento, lo que le preocupó y así se lo trasladó a su mujer.

Sin embargo, ha admitido que en ciertos momentos sí habló sobre 'Gürtel' con Villarejo, aunque lo ha enmarcado en la relación personal que mantenían. Comentaron la trama de corrupción como actualmente podrían tratar el tema de los indultos a los condenados por el 'procès', ha ilustrado.

En cuanto al resto de personajes del universo 'Kitchen', ha limitado su relación con Gómez Gordo al ámbito profesional, como jefe de seguridad de Cospedal, y ha declarado que conocía al ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez porque él mismo se le presentó en un lugar público. El comisario Enrique García Castaño, ha desvelado, también le abordó por iniciativa propia en un local del barrio de Salamanca, en Lista.

De Villarejo ha querido dejar claro que cuando le conoció creyó que era un comisario en excedencia porque así se lo expresaron. De hecho, ha ahondado, el ahora policía retirado tenía un despacho particular en Madrid, en la Torre Picasso, donde López del Hierro ha reconocido que estuvo.

El marido de Cospedal niega conocer 'Kitchen' pero reconoce una larga relación con Villarejo

Ignacio López del Hierro, empresario y marido de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, ha asegurado este miércoles al juez que investiga la 'Operación Kitchen' que desconocía la existencia del presunto espionaje parapolicial al ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas, aunque sí ha reconocido contactos con el ex comisario José Manuel Villarejo, al que conocía desde hacía años.

López del Hierro, imputado en esta pieza separada del caso 'Tándem', ha negado ante el titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, cualquier vínculo con la 'Kitchen', aseverando que no tuvo ninguna participación en la operación. En concreto, ha indicado que no intervino de ninguna manera en la captación del chofer de los Bárcenas como espía para la trama.

No obstante, sí ha admitido que tenía una relación con Villarejo que ha definido como personal pero ligera, según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press. Ha contado que un abogado les presentó en los años 90 y que retomó el contacto años después. Ha confirmado, tal y como ya expuso su mujer el martes, que en 2009 hubo una reunión del matrimonio con el ex comisario en la sede del PP en Génova, aunque ha dicho no recordar si fue cuando se lo presentó a ella.

Sobre los motivos, que conforme al relato de Cospedal eran que Villarejo les diera información sobre las filtraciones a la prensa relativas al partido y a ella, López del Hierro ha contestado que no le consta que el verdadero objetivo fuera que el ex policía les mantuviera al corriente de la investigación sobre el caso de corrupción 'Gürtel'.

Interrogado sobre si hubo encargos a Villarejo, el empresario ha explicado que, como norma de cortesía, se le dijo que alguna vez se le encomendaría algún trabajo, si bien ha matizado que no le consta que realmente se le acabara pidiendo y, en todo caso, ha subrayado que él no tenía capacidad para hacerlo porque no era militante del PP.

Por su parte, José Luis Ortiz, el ex jefe de Gabinete de Cospedal, que también ha declarado este miércoles como imputado, ha señalado que hubo cerca de una decena de reuniones entre la ex secretaria general del PP y Villarejo, detallando que él mismo se ocupaba de recogerlo en coche en la Plaza de Colón, meterlo en el cuartel general de los 'populares' por el garaje y subirlo al despacho de la ex ministra de Defensa.

El marido de Cospedal declara este miércoles ante el juez sobre su presunto papel en el espionaje a Bárcenas

Ignacio López del Hierro, empresario y marido de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal, y José Luis Ortiz, el ex jefe de Gabinete de esta última, declaran este miércoles como imputados ante el juez que investiga la 'Operación Kitchen' por su presunto papel en la supuesta trama de espionaje parapolicial al ex tesorero del Partido Popular Luis Bárcenas.

El titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6, Manuel García-Castellón, escuchará primero a López del Hierro, citado a las 10.00, para continuar con Ortiz, a las 12.00, tras interrogar esta misma semana a la propia Cospedal y al ex jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) José Luis Olivera. Además, el viernes comparecerá el comisario jubilado José Manuel Villarejo, y el ex secretario de Estado de Interior Francisco Martínez lo hará el 12 de julio.

El juez imputa tanto al matrimonio como a Ortiz presuntos delitos de cohecho, malversación y tráfico de influencias, en relación con el dispositivo parapolicial costeado con fondos reservados que se habría montado en 2013 desde el Ministerio de Interior para espiar a Bárcenas y su familia y evitar que la información comprometedora que tuvieran sobre el PP y sus dirigentes cayera en manos de la Justicia.

Para ello, se apoya en parte en las agendas personales incautadas a Villarejo el pasado mes de octubre, que abarcan el periodo temporal en el que se habría desarrollado la 'Operación Kitchen' hasta el punto de que han permitido al juez situar su arranque en el 11 de julio de 2013 por una nota referida a 'Chisco', como apodó el policía retirado a Martínez, donde se lee: "Charla de 45 minutos. Plan contra LB. Interv. comunicaciones, registros y citación de mujer e hijo".

La sucesión de notas en estos cuadernillos manuscritos han llevado a García-Castellón a sospechar que Cospedal y López del Hierro, a través del ex jefe de seguridad de ella, Andrés Gómez Gordo, habrían tenido una participación "decisiva" para que el chofer de los Bárcenas, Sergio Ríos --también investigado--, accediera a espiar a la familia. Según declaró el propio Ríos, aceptó el encargo porque venía de su "admirado" Gómez Gordo, conocido como 'Andy' en la causa.

En concreto, el instructor resaltó en el auto de imputación una mención realizada por Villarejo el 18 de julio de 2013 junto a las siglas IHL, que aludirían a López del Hierro. "Aviso contacto Sergio. Él se encarga de hablar con Andrés Gordo". Y añadió sobre Cospedal: "Varios contactos y posible cita". Meses después, en septiembre, hizo un apunte revelador sobre 'Cospe': "Control 'LB'".

DESMARQUE DE LA 'KITCHEN'

Sin embargo, Cospedal ha negado este martes, en su declaración ante García-Castellón, cualquier vínculo con 'Kitchen', afirmando que tuvo conocimiento de la supuesta operación por los medios de comunicación. Tampoco supo nada de Ríos hasta que el asunto saltó a la primera plana, ha añadido. Además, ha dudado de que Gómez Gordo participara en el fichaje del conductor para la trama y, en todo caso, ha rebajado su relación y la de su marido con 'Andy'.

En cambio, ha reconocido que conocía a Villarejo y que se reunió varias veces con él en la sede del PP en la calle Génova de Madrid. Según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, ha contado que contactó con el comisario en 2009 porque al escuchar al fallecido dirigente socialista Alfredo Pérez Rubalcaba decir en una intervención parlamentaria que lo oía todo se preocupó pensando que podía haber investigaciones sobre el PP y sus cargos.

Se lo presentó su marido, ha expuesto, como un policía en excedencia dueño de una consultora importante, muy bien relacionada, que hacía labores de inteligencia. En la primera reunión en el cuartel general de los 'populares' estuvieron los tres, pero después los encuentros fueron solo entre ella y Villarejo y, al menos uno, se produjo fuera de la sede de Génova, en una cafetería.

Cospedal ha recalcado que ni a título personal ni en nombre del partido hizo encargo alguno a Villarejo y que, en consecuencia, tampoco le pagó. Su único objetivo, ha justificado, era que el comisario la mantuviera al corriente sobre las filtraciones que se hacían a la prensa del PP y de ella. En este sentido, ha puesto de relieve que la información que le proporcionaba el policía retirado no siempre era útil y que muchas veces ya estaba en fuentes abiertas.

CANAL DE COMUNICACIÓN CON COSPEDAL

En cuanto a Ortiz, el instructor le señala como uno de los canales de comunicación de Villarejo con la ex secretaria general del PP, tanto en una etapa previa donde el objetivo era "salvar al tesorero", como en la posterior fase con la 'Operación Kitchen', conforme al hilo temporal que trazan las citadas agendas.

García-Castellón llamó la atención sobre una serie de apuntes. Una del 30 de septiembre de 2013, en la que Villarejo escribió junto a 'Orti': "Aviso copia dada al 'Andy'. Agradeció mensaje, lo transmitirá a 'Cospe'". Y al día siguiente completó: 'Andy' "muy contento por los datos que le di para la 'Cospe'".

En este contexto, el magistrado de la Audiencia Nacional considera conveniente interrogar a Ortiz sobre si efectivamente recibió alguna copia de manos de Gómez Gordo y, en ese caso, si se la entregó a Cospedal.

En la etapa de concordia con Bárcenas también aparece Ortiz. "Aviso de que todo va según lo previsto. Se encarga de transmitirlo a 'Cospe'", comenta Villarejo sobre 'Orti'. Para el juez, esta "dación de cuenta" del ex comisario al jefe de Gabinete de la entonces presidenta de Castilla-La Mancha "carece de toda lógica".

EL 'PROYECTO SMP'

Otra de los temas sobre los que podría girar el interrogatorio de este miércoles es el llamado 'Proyecto SMP', que se habría encomendado a Villarejo como "un proyecto de estrategia jurídica con el objetivo prioritario de evaluar la posibilidad de anulación total de actuaciones del SG", sumario 'Gürtel', aunque el juez sigue sin ver un nexo con el matrimonio Cospedal-López del Hierro.

Las supuestas injerencias en la investigación de 'Gürtel' centraron la comparecencia judicial del ex jefe de la UDEF el pasado lunes, que rebatió la versión ofrecida hace dos semanas por el inspector principal de ese caso de corrupción, Manuel Morocho, según el cual recibió numerosas y diversas presiones --desde destinos dorados a sobrecarga de trabajo y revisiones constantes de sus informes-- para que dejara de investigar los hechos, algo a lo que no sucumbió.

Morocho, según los audios de su declaración --a los que tuvo acceso Europa Press--, denunció en concreto que sus mandos le pidieron quitar de sus informes los nombres de dirigentes y personas vinculadas al PP, entre ellos los del ex presidente del Gobierno Mariano Rajoy y López del Hierro, a los que pretendía aludir por "determinadas contraprestaciones" y como donante de la 'caja b', respectivamente, en base a los famosos 'papeles' de Bárcenas.

Olivera negó que el entonces ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, le llamara para saber si Morocho había aceptado alguno de los puestos de trabajo que le ofrecían --oficial de enlace en Lisboa, embajadas e incluso la ONU--, al tiempo que defendió que las continuas modificaciones eran habituales en todos los informes emanados de la UDEF, no solo con los relativos a 'Gürtel'.

MARTES, 29 DE JUNIO 

Cospedal reconoce al juez que se reunió varias veces con Villarejo en Génova

La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal ha reconocido este martes, en su declaración como imputada ante el juez de la 'Operación Kitchen' que se reunió varias veces con el ex comisario José Manuel Villarejo en la sede de Génova, con la intención de que le contara lo que sabía sobre filtraciones a la prensa relacionadas con el PP y ella, si bien ha negado que le hiciera encargo alguno, desmarcándose del presunto espionaje al ex tesorero Luis Bárcenas.

Según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, Cospedal ha admitido ante el juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón que su marido, el también imputado Ignacio López del Hierro, le presentó a Villarejo en 2009 como un policía en excedencia que dirigía una consultora importante, muy bien relacionada, que hacía labores de investigación.

Cospedal ha contado que se reunió con Villarejo en distintas ocasiones en el cuartel general de los 'populares'. En el primer encuentro estaba su marido, pero a partir de ahí las reuniones ya fueron solo entre ella y el comisario. Ninguna de esas citas constaba en su agenda oficial, un extremo que ha dicho desconocer. Además, se vieron fuera de la sede de Génova, al menos una vez en una cafetería.

Ha querido aclarar que nunca encomendó ninguna tarea a Villarejo, afirmando que su único propósito era que le transmitiera lo que supiera de las filtraciones a los medios de comunicación acerca del partido y de ella. No obstante, ha reprochado que la información que le proporcionó el comisario nunca fue útil, y que solía estar disponible ya en la prensa.

La ex secretaria general ha relatado que decidió contactar con Villarejo después de que el ya fallecido dirigente socialista Alfredo Pérez Rubalcaba dijera en una intervención parlamentaria en 2009 que lo escuchaba y oía todo, lo que la llevó a pensar que podía haber investigaciones relativas al PP.

Dado que no hubo encargos, ha razonado, tampoco hubo pagos. En concreto, se ha desvinculado de una anotación realizada por Villarejo en sus agendas personales el 6 de noviembre de 2013, meses después de que --de acuerdo con la instrucción-- ya hubiera comenzado 'Kitchen', en la que escribió: "Cospe muy preocupada 5 pagos 200", sugiriendo con ello la existencia de una contraprestación económica por sus servicios.

CONVENCIDA DE QUE 'KITCHEN' ES MENTIRA

Cospedal ha aseverado que no sabe nada de la 'Operación Kitchen', que se habría montado desde el Ministerio de Interior, con recursos policiales y fondos reservados, para espiar a Bárcenas y su familia con la finalidad de sustraerles la documentación comprometedora que pudieran guardar de la formación política y sus responsables para evitar que llegara a la Justicia.

El titular del Juzgado Central de Instrucción Número 6 imputó a Cospedal y su marido al considerar, en base al conjunto de las pesquisas pero muy especialmente a las agendas incautadas a Villarejo el pasado octubre, que tuvieron una intervención "decisiva" para captar al chofer de los Bárcenas, Sergio Ríos --también investigado-- como espía de la 'Kitchen'.

Preguntada por Ríos, ha sostenido que solo supo de él cuando el caso saltó a la prensa. No tenía conocimiento de que Bárcenas le hubiera contratado como conductor de la familia, ha defendido.

En este punto, se la ha cuestionado sobre su jefe de seguridad, dado que Ríos declaró en el marco de la pieza secreta vinculada a 'Kitchen' que aceptó el trabajo porque venía de su "admirado" Andrés Gómez Gordo. Cospedal ha respondido que duda mucho de que 'Andy', como se le conoce en la trama, jugara algún papel en la colocación del chofer en la casa del ex tesorero del PP.

El interés sobre Gómez Gordo se debe a que el jefe de seguridad se configura en las agendas de Villarejo como su canal de comunicación con Cospedal. El 18 de julio de 2013 anotó, junto a las siglas IHL: "Aviso contacto Sergio. Él se encarga de hablar con Andrés Gordo". Y añadió sobre Cospedal: "Varios contactos y posible cita". Meses después, en septiembre, hizo un apunte revelador sobre COSPE: "Control LB".

Cospedal ha declarado que imagina que su marido conocía a Gómez Gordo, porque era su jefe de seguridad, si bien ha matizado que la relación entre ambos no tendría mayor trascendencia. En la misma línea, ha restado importancia a su propio trato con 'Andy'. Según la ex ministra de Defensa, no despachaban de forma habitual.

RAJOY, EL MINISTRO Y FRANCISCO MARTÍNEZ

Ha atacado asimismo la teoría construida en base a las declaraciones, las agendas y los audios que obran en esta pieza separada del caso 'Tándem', de que los mandos policiales mantenían informado sobre el desarrollo de 'Kitchen' al secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y que éste a su vez se comunicaría con el ministro, Jorge Fernández Díaz, siguiendo la cadena hasta el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Cospedal ha contestado que apenas tenía relación con Martínez, especificando que la única vez que se reunió con el secretario de Estado fue con motivo de unas elecciones. No le consta que el ex 'número dos' de Interior hablase con Rajoy, ha indicado. Y tampoco sabe nada sobre el contenido de los contactos que pudiera tener con su jefe, Fernández Díaz, ha remachado.

En cuanto al ex ministro de Interior, Cospedal ha descrito a Fernández Díaz como un hombre que ha sido tratado injustamente, expresando su aprecio personal por él. En esos años, ha acotado, la relación entre ambos era de compañeros de partido.

BÁRCENAS, UNA PERSONA FALAZ

Durante su declaración, al igual que hiciera en un escrito remitido al juzgado este mismo martes, ha atacado la credibilidad de Bárcenas y ha enfatizado que ni el PP ni ella tenían interés en conocer qué documentación podía tener en su poder. Así, ha respondido por el partido al garantizar que el PP no tenía interés en los 'papeles' de Bárcenas, aunque ha recalcado que por Interior no puede responder, ya que los asuntos policiales no tenían nada que ver con su cometido.

Asimismo, ha asegurado que respecto a lo declarado por el ex tesorero en esta pieza separada, tiene el convencimiento de que todo es mentira y de que las supuestas grabaciones que hizo a Rajoy, entonces presidente del PP, y al ex dirigente Javier Arenas son una invención. De hecho, ha calificado a Bárcenas de falaz.

De este modo, ha insistido en que ese operativo no tuvo nada que ver con el PP, que era cosa de la Policía, aunque ha puesto el foco en que le llama la atención que no se investigue más sobre los 47 millones que el ex tesorero podría tener ocultos en Suiza.

Sobre su relación con Bárcenas, ha incidido en que tenía una clara animadversión hacia ella y se ha prodigado a la hora de resaltar las que entiende como incoherencias del ex tesorero. Al hilo, ha recordado que cuando dejó de llevar las finanzas del PP se le dejó la conocida como Sala Andalucía para que tuviera allí sus documentos y que cuando en enero de 2013 se le prohibió la entrada se le dijo "a esa persona" que recogiese toda su documentación, algo que hizo meses después.

Por tanto, ha destacado, esos documentos, entre los que Bárcenas sitúa 'pendrives' con las grabaciones de Rajoy y Arenas, permanecieron en Génova un tiempo durante el cual podrían le haber arrebatado esa información y, en cambio, no se hizo nada, por lo que ha vuelto a calificar al ex tesorero de mentiroso.

Fuentes de la defensa de Cospedal han resaltado además que nunca pretendió ayudar al ex tesorero en el marco del procedimiento de 'Gürtel', más bien al contrario, cuando fue imputado pidió su dimisión, que se produjo en julio de 2009. Han recordado además que en abril de 2010 se le dio de baja como militante del PP y como senador y que se le revocaron todos los poderes.

La defensa de Cospedal carga contra Bárcenas

La defensa de la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal ha presentado este mismo martes coincidiendo con su declaración en calidad de imputada en 'Kitchen' un escrito en el que apunta que el ex tesorero del PP Luis Bárcenas --perjudicado en el espionaje que se investiga-- carece de credibilidad, y en el que subraya que el trabajo del inspector que dirigió las pesquisas en Gürtel, Manuel Morocho, no se resintió cuando fue adscrito temporalmente a la Dirección Adjunta Operativa de la Policía (DAO).

Con este escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, Cospedal pretende que el juez Manuel García-Castellón y los fiscales de esta pieza 7 de Tándem tengan "una total información sobre la absoluta falta de credibilidad del señor Bárcenas". Para eso, aporta además una serie de documentos con el objetivo de que sean tenidos en cuenta en la declaración de la que también fuera ministra de Defensa.

En esta pieza, se investiga el operativo 'Kitchen', que se organizó en 2013 con el objetivo de sustraer documentación a Bárcenas que era sensible para dirigentes y para el propio PP. Para ello, desde Interior se utilizaron fondos reservados para ponerle un sueldo de 2.000 euros al chofer del extesorero para tenerle como confidente.

Esta semana pasarán por la Audiencia Nacional tanto Cospedal como su marido, Ignacio López del Hierro, o su jefe de Gabinete, José Luis Ortiz, y deberán responder ante el juez sobre las menciones que el comisario José Manuel Villarejo dejó estampadas en sus libretas y en las que apunta a que tanto ello como el resto tenían conocimiento de todo lo que rodeó al asunto.

Cospedal declara ante el juez de 'Kitchen' para aclarar su participación en el espionaje a Bárcenas

La ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal declara este martes en calidad de imputada ante el juez que investiga la 'Operación Kitchen' para esclarecer si --como sospecha-- ella y su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, tuvieron una participación "decisiva" a la hora de captar al chofer de Luis Bárcenas para que espiara al ex tesorero del Partido Popular.

El titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón imputa a Cospedal y su marido presuntos delitos de cohecho, malversación y tráfico de influencias, en relación con el dispositivo parapolicial costeado con fondos reservados que se habría montado en 2013 desde el Ministerio de Interior para espiar a Bárcenas y su familia y evitar que la información comprometedora que tuvieran sobre el PP y sus dirigentes cayera en manos de la Justicia.

El instructor cree que la intervención del matrimonio, a través del que fuera jefe de seguridad de Cospedal, Andrés Gómez Gordo, pudo ser "decisiva" para que el chofer de los Bárcenas, Sergio Ríos --también investigado--, accediera a espiar a la familia. Según declaró él mismo en el marco de la pieza secreta vinculada a 'Kitchen', aceptó el encargo porque venía de su "admirado" Gómez Gordo, conocido como 'Andy' en la trama.

Para el juez, el detonante para la imputación de la pareja han sido las agendas incautadas al ex comisario José Manuel Villarejo en octubre, con notas referidas a los años 2012 y 2014 en las que figuran como MD y COSPE y como ILH. Estos cuadernillos sitúan el nacimiento de la 'Kitchen' el 11 de julio de 2013 mediante un apunte relativo a CHISCO --Francisco Martínez-- que dice: "Charla de 45 minutos. Plan contra LB. Interv. comunicaciones, registros y citación de mujer e hijo".

"Es en este momento cuando se detecta una cadena de anotaciones que permiten interferir la participación de Cospedal y López del Hierro en la captación de Ríos", explicó García Castellón en el auto de imputación. El día 18 de ese mes, junto a las siglas ILH, Villarejo escribió: "Aviso contacto Sergio. Él se encarga de hablar con Andrés Gordo". Y añadió sobre Cospedal: "Varios contactos y posible cita". Meses después, en septiembre, hizo un apunte revelador sobre COSPE: "Control LB".

A esa nota siguen otras en las que se describe a Gómez Gordo como su canal de comunicación con Cospedal. A este respecto, el juez subrayó que el inspector jefe era "una persona cuya trayectoria profesional se había desarrollado en gran medida junto a Cospedal" tanto en Madrid como en Castilla La Mancha. Villarejo plasmó en sus agendas registros como "Aviso copia dada al Andi. Agradeció mensaje, lo transmitirá a COSPE" o "Andi muy contento por los datos que le di para la COSPE".

No obstante, el magistrado observó también cierto "recelo" de Villarejo hacia Gómez Gordo por su "cercanía" a Cospedal. "Aunque COSP le ha dicho que se fíe de mi, como su jefe de seg., le puede decir que está equivocada", reflexiona el comisario. En concreto, al instructor le resultó "sorprendente" un escrito del agente retirado: "Espera recibir instrucción. Para recoger discos y grabaciones. Y todo lo demás".

JOSÉ LUIS ORTIZ

El juez también ha citado por los mismos delitos a López del Hierro y a José Luis Ortiz, ex jefe de Gabinete de Cospedal, que declararán el 30 de junio. Este último deberá aclarar si, como mano derecha de la también ex ministra de Defensa, "recibió alguna copia de manos de Gómez Gordo y, en su caso, si se la facilitó" a su superior, a la que también quiere preguntar sobre este extremo.

Dado que las agendas recogen un periodo temporal amplio, se han encontrado apuntes relativos a la etapa previa al espionaje a Bárcenas, cuando el objetivo era ayudarle. En abril de 2012, constan varias entradas donde junto a ILH se habla de contactos para "salvar al tesorero": "Charla breve, MD agradeció aviso BARC" o "Alfredo Prada interlocutor de Bárcenas con Interior. Cosp habló con Cosidó (...) del tema", son algunas de las destacadas por García-Castellón.

Y es en esa primera etapa donde la figura de Ortiz se erige como la de un enlace entre Villarejo y el matrimonio Cospedal-López del Hierro. "Aviso de que todo va según lo previsto. Se encarga de transmitirlo a COSPE", comenta el ex comisario citando a 'Orti'. Esta "dación de cuenta" del policía al jefe de Gabinete de la entonces presidenta de Castilla-La Mancha, valoró García-Castellón en su auto, "carece de toda lógica".

EL 'PROYECTO SMP'

No obstante, el instructor sigue sin ver nexos entre Cospedal y López del Hierro y el 'Proyecto SMP', encomendado a Villarejo como "un proyecto de estrategia jurídica con el objetivo prioritario de evaluar la posibilidad de anulación total de actuaciones del SG", sumario 'Gürtel'. Si en su momento no se apreció "sustrato indiciario suficiente" para hacer tal conexión, las diligencias practicadas desde entonces tampoco han permitido vincular este proyecto al matrimonio, expuso.

Sobre esto, el magistrado comentó que resulta "significativa" la declaración realizada por Bárcenas del pasado 21 de diciembre, en la que, al ser interrogado sobre dicho proyecto, respondió que desconocía la existencia de nexo alguno entre el mismo y el PP.

La ronda de nuevas declaraciones la cerrarán el viernes el comisario Villarejo y el 12 de julio el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez. Estas dos comparecencias estaban previstas para el 1 de julio, pero finalmente han sido pospuestas por problemas de agenda y por petición expresa de la defensa del ex 'número dos' del Ministerio de Interior.

Esta tanda de interrogatorios, cuyo plato fuerte es Cospedal, ha arrancado este lunes con la declaración como investigado del ex jefe de la UDEF José Luis Olivera, que ha desmentido lo indicado semanas antes como testigo por el inspector principal de 'Gürtel', Manuel Morocho, además de negar cualquier conocimiento o implicación en 'Kitchen'.

Así, según las fuentes consultadas por Europa Press, Olivera ha negado que el ministro de Interior de la época, Jorge Fernández Díaz, le llamara por teléfono para saber si Morocho había aceptado alguno de los puestos que le ofrecían para que dejara de investigar la trama de corrupción, negando igualmente que las continuas revisiones de los informes sobre 'Gürtel' que firmaba el inspector fueran presiones a su autor.

LUNES, 28 DE JUNIO

Olivera niega que el ex ministro Fernández Diáz presionara al investigador de la Caja B del PP

El ex jefe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) José Luis Olivera ha negado este lunes ante el juez que investiga la 'Operación Kitchen' que el entonces ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, le llamara en plena reunión con el inspector principal de 'Gürtel', Manuel Morocho, para ejercer presión sobre este último ofreciéndole puestos de trabajo atractivos con el propósito de que dejara de investigar la red de corrupción.

Según fuentes jurídicas, Olivera ha desmentido la versión que Morocho dio al titular del Juzgado de Instrucción Número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, sobre una reunión que tuvieron en una cafetería de Madrid en junio de 2013 donde el ex jefe de la UDEF le habría ofrecido un puesto en Lisboa en una organización vinculada a la UE e incluso un cargo en la ONU, todo para que dejase de investigar 'Gürtel'.

Morocho aseguró, en su declaración como testigo de hace dos semanas, que durante esa reunión Olivera no solo le ofreció dichos destinos, sino que en un momento dado recibió una llamada telefónica de alguien al que identificó como Fernández-Díaz y que quería saber si había aceptado alguno de los puestos indicados, algo a lo que él se negó por su "compromiso" con las pesquisas y su instructor, el juez Pablo Ruz.

Interrogado sobre este episodio por García-Castellón, Olivera ha reconocido que se reunió con Morocho, a pesar de que por aquel entonces ya no era su jefe en la UDEF, ya que estaba al frente del Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), por mera curiosidad profesional por saber cómo discurría 'Gürtel'.

Sin embargo, ha negado que le ofreciera puesto alguno a Morocho, esgrimiendo que ya no tenía autoridad para hacerlo, y que el ministro de Interior le llamara por teléfono para ver si esa maniobra había dado resultado. De acuerdo con Olivera, que ha comparecido como imputado, hubo una llamada pero al otro lado del hilo telefónico estaba su mujer. Es más, ha declarado que ni siquiera tenía el teléfono de Fernández-Díaz.

Ante las preguntas del juez, que ha insistido en confrontar ambas versiones, Olivera ha atribuido el relato de Morocho a puro narcisismo. Según el ex jefe de la UDEF, el inspector era una persona peculiar en el trato que nunca daba su brazo a torcer, de ahí --ha aducido-- que pintara de presiones de sus superiores las revisiones a las que se veían sometidos sus informes sobre 'Gürtel'.

La Fiscalía sostiene que estaba al tanto del espionaje a Bárcenas y que fue quien facilitó a Villarejo los datos que días después entregaría este a Cospedal sobre las investigaciones que afectaban al PP y se encontraban en aquel momento bajo el secreto de sumario. 

Olivera solo ha contestado a las preguntas del juez y de su propio abogado alegando el desconocimiento del sumario a pesar de que para la Fiscalía Anticorrupción hay indicios de que estaba al tanto del despliegue de medios, además de existir un audio en el que Villarejo habla con el solbre el confidente de la trama y presume de la información conseguida. 

El propio Villarejo ha presumido con dirigentes del PP de obstaculizar la infestigación de Gürtel a través del comisario Olivera, que dirigió la operación de la Gürtel siendo jefe de la UDEF durante los tres primeros años de la instrucción del sumario. 

Cospedal declara este martes ante el juez para aclarar su participación en el espionaje a Bárcenas

Los fiscales Anticorrupción y el juez instructor de 'Kitchen' afrontan esta semana una batería de declaraciones que se antojan claves para dirimir el alcance político real del operativo que se armó en 2013 con la intención de sustraer documentos al extesorero del PP Luis Bárcenas. Así, en una sola semana pasarán por las salas de la Audiencia Nacional el ex jefe de la UDEF José Luis Olivera, la ex secretaria general del PP María Dolores de Cospedal o, su marido, el empresario Ignacio López del Hierro, entre otros.

El primero que pasará por la sede de Génova será Olivera que comparecerá el lunes a las 10.00 horas. Su imputación se conoció el pasado 17 de junio por una escueta providencia del magistrado Manuel García-Castellón y la decisión llegaba después de escuchar al inspector de la Policía que dirigió la investigación de Gürtel, Manuel Morocho, quien dijo al juez que Olivera en junio de 2013, en una reunión en una cafetería, le ofreció destinos dorados para apartarlo de las pesquisas sobre la 'caja b' del Partido Popular.

De acuerdo con Morocho, durante esa reunión Olivera recibió una llamada telefónica de una persona a la que el ex jefe de la UDEF identificó como el entonces ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, y que quería saber si había aceptado alguno de los destinos ofrecidos.

Tras Olivera, el martes llegará el turno de Cospedal, a quien el juez atribuye --al igual que a su marido-- presuntos delitos de cohecho, malversación y tráfico de influencias, en relación con dicho operativo. En la Audiencia Nacional quieren escuchar qué tiene que decir sobre su posible participación en la captación de Sergio Ríos, el chofer de Bárcenas que aceptó ser cofidente de la 'Kitchen' --pasaba información al comisario José Manuel Villarerejo-- a cambio de un sueldo de 2.000 euros mensuales con cargo a los fondos reservados del Ministerio del Interior.

Según el auto de imputación de Cospedal, el juez considera que "su intervención, a través de Andrés Gómez Gordo (el jefe de seguridad de Cospedal), al parecer pudo ser decisiva para que éste (Ríos) se decidiera a participar". Y es que según declaró Ríos en el marco de la pieza secreta vinculada a 'Kitchen', él se decidió a colaborar con Villarejo y el comisario jefe de la UCAO Enrique García Castaño porque se lo pidió su "admirado" Gómez Gordo, conocido en la trama como Andy.

LAS ANOTACIONES DE LAS AGENDAS

Pero para el juez, el detonante para la imputación de Cospedal y López del Hierro, citado para el miércoles 30 a las 10.00 horas, han sido las agendas incautadas a Villarejo el pasado mes de octubre, con anotaciones referidas a los años 2012 y 2014 en las que figuran como MD y COSPE, y como ILH. Estos cuadernillos sitúan el nacimiento de la 'Operación Kitchen' el 11 de julio de 2013 mediante un apunte relativo a CHISCO --Francisco Martínez-- que dice: "Charla de 45 minutos. Plan contra LB. Interv. comunicaciones, registros y citación de mujer e hijo".

"Es en este momento es cuando se detecta una cadena de anotaciones que permiten interferir la participación de Cospedal y López del Hierro en la captación de Ríos", explica el juez, quien apunta que el día 18 de ese mismo mes, junto a las siglas ILH, Villarejo escribe: "Aviso contacto Sergio. Él se encarga de hablar con Andrés Gordo". Y añade sobre Cospedal: "Varios contactos y posible cita". Meses después, el 4 de septiembre de 2013, hace un apunte revelador sobre COSPE: "Control LB".

A esa nota siguen otras en las que se describe a Gómez Gordo como su canal de comunicación con Cospedal. A este respecto, el juez subraya que el inspector jefe era "una persona cuya trayectoria profesional se había desarrollado en gran medida junto a Cospedal" tanto en Madrid como en Castilla La Mancha. En este sentido, Villarejo plasma en sus agendas registros como "Aviso copia dada al Andi. Agradeció mensaje, lo transmitirá a COSPE" o "Andi muy contento por los datos que le di para la COSPE".

No obstante, el magistrado observa también cierto "recelo" de Villarejo hacia Gómez Gordo por su "cercanía" a Cospedal. "Aunque COSP le ha dicho que se fíe de mi, como su jefe de seg., le puede decir que está equivocada", reflexiona el comisario. En concreto, al instructor le resulta "sorprendente" un escrito del agente retirado: "Espera recibir instrucción. Para recoger discos y grabaciones. Y todo lo demás".

JOSÉ LUIS ORTIZ

El magistrado también ha citado por los mismos delitos al ex jefe de Gabinete de Cospedal, José Luis Ortiz. Declarará el 30 de junio justo después de López del Hierro, y deberá aclarar si como mano derecha de la también ex ministra de Defensa "recibió alguna copia de manos de Gómez Gordo y, en su caso, si se la facilitó" a su superior, a la que también quiere preguntar sobre este extremo.

Dado que las agendas recogen un periodo temporal amplio, también se han encontrado apuntes relativos a la etapa previa al espionaje a Bárcenas, cuaando el objetivo era ayudarle. En abril de 2012, constan varias entradas en los cuadernos de Villarejo donde junto a ILH se habla de contactos para "salvar al tesorero": "Charla breve, MD agradeció aviso BARC" o "Alfredo Prada interlocutor de Bárcenas con Interior. Cosp habló con Cosidó (...) del tema", son algunas de las destacadas por García-Castellón.

Y es en esa primera etapa en la que la figura de Ortiz se erige como la de un enlace entre Villarejo y el matrimonio Cospedal-López del Hierro. "Aviso de que todo va según lo previsto. Se encarga de transmitirlo a COSPE", recoge el ex comisario citando a 'Orti'. Esta "dación de cuenta" del policía al jefe de Gabinete de la entonces presidenta de Castilla-La Mancha, valora el magistrado, "carece de toda lógica".

EL 'PROYECTO SMP'

No obstante, García-Castellón, en su auto, sigue sin ver lazo alguno entre Cospedal y López del Hierro con el 'Proyecto SMP', encomendado a Cenyt --empresa de Villarejo-- como "un proyecto de estrategia jurídica con el objetivo prioritario de evaluar la posibilidad de anulación total de actuaciones del SG", sumario Gürtel. Si entonces no se apreció "sustrato indiciario suficiente" para hacer tal conexión, explica que las diligencias practicadas desde entonces tampoco han permitido vincular este proyecto al matrimonio.

Sobre esto, el magistrado comenta que resulta "significativa" la declaración realizada por Bárcenas del pasado 21 de diciembre, en la que, al ser interrogado sobre dicho proyecto, respondió que desconocía la existencia de vínculo alguno entre el mismo y el PP.

La ronda de nuevas declaraciones la cerrarán el viernes 2 de julio el comisario Villarejo a las 09.30 horas, y el próximo 12 de julio el ex secretario de Estado de Seguridad Francisco Martínez. Estas dos declaraciones estaban previstas para el jueves 1, pero finalmente han sido pospuestas por problemas de agenda y por petición expresa de la defensa de Martínez.

#bárcenas
#corrupción pp
#cospedal
#kitchen
#lópez del hierro
#politica
#rajoy
#villarejo
VOLVER

LA VENTANA DE CLM

RELATOS BREVES DURANTE EL CONFINAMIENTO

Envíanos tu relato a contacta@dclm.es

FORO DE EDUCACIÓN

¿Que educación queremos?

Entra en este FORO, esperamos tu opinión.

Este miércoles en Castilla-La Mancha: bajará la cota de nieve y se prevén brumas y nieblas

Las temperaturas oscilarán entre los 0 y los 14 grados en Albacete, 1 y 12 en Ciudad Real, -1 y 11 grados en Cuenca, 0 y 12 en Guadalajara y entre 2 y 14 grados en Toledo.

DÍAS DE RADIO

Por César Ortega.

LO ÚLTIMO / LO MÁS LEIDO

ATRAPADOS EN LA RED

Almudena Grande, medalla de oro en Bellas Artes

El Gobierno ha concedido la Medalla a título póstumo, a la escritora por su "compromiso inquebrantable con la memoria que lo ha demostrado a lo largo de todas sus obras".

La 'polipíldora' reduce el riesgo de sufrir eventos cardiovasculares

Su administración además reduce la demanda de recursos sanitarios.

EL OBSERVADOR

Rafael Amargo procesado por tráfico de drogas

Sitúa al bailaor como el cabecilla del entramado, "encargándose de la compra de sustancias estupefacientes para abastecer al grupo".

Estudian una bacteria que logra descontaminar aguas residuales de la industria

La Universidad de Córdoba (UCO) estudia desde hace 15 años el comportamiento de la bacteria 'Pseudomonas pseudoalcaligenes'.

El entierro de Almunena Grandes en Madrid reúne a políticos, familiares y lectores con libros, carteles y flores

La escritora Almudena Grandes, una de las figuras de la literatura española más conocidas en el país, falleció el sábado 27 de noviembre a los 61 años de edad.

El periodista conquense Jesús Huerta presenta su primera novela 'El miedo va a cambiar de bar'

La sala de préstamos de la biblioteca municipal del Centro Cultural Aguirre registró un aforo lleno para la presentación de 'El Miedo va a cambiar de bar', la primera novela del periodista conquense Jesús...

ATRAPADO POR EL PASADO

Por Julio García-Casarrubios.

ENSEÑAR A DESCUBRIR LOS HECHOS

Por Emiliano García-Page, Presidente de Castilla-La Mancha, en reconocimiento a todos los maestros y maestras con motivo de la celebración de su patrón, San José de Calasanz, el 27 de noviembre.

Desarrollo Sostenible aboga por un cambio de modelo tras la pandemia

"Con enfoque de sostenibilidad y dando protagonismo al medio rural".

Continúan las labores de limpieza y desbroce de espacios urbanos como La Peraleda

Estas tareas están siendo acometidas por trabajadores adscritos a los planes de empleo.

Muro destaca el carácter comarcal y solidario del calendario 2022 de APACE

La iniciativa permite apoyar la inclusión social y la integración de las personas con parálisis cerebral de Talavera y comarca.

La DGT impulsa el uso del airbag para motoristas

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha lanzado una nueva campaña y anima a convertir esta prenda "en el regalo estrella" de las próximas fiestas el lema "regala un airbag a quien más quieres".

RTVE emitirá todos los partidos de la selección española de baloncesto masculina y femenina hasta 2025

Los eventos que podrán verse en abierto serán el Mundial femenino en 2022, el masculino en 2023, el Europeo Femenino en 2023, los partidos Preolímpicos de ambas selecciones en 2024 y los Europeos de 2025.

La atención de una persona con Alzheimer cuesta a una familia 31.000 euros anuales

En España, la demencia supone la primera causa de discapacidad, y la enfermedad con mayor grado de dependencia.

El 75% de los trabajadores en riesgo de sufrir efectos por la hiperconexión laboral

También, han aparecido nuevas amenazas relacionadas con los trastornos visuales como el síndrome visual informático, trastornos musculo esqueléticos derivados de malas posturas y movimientos repetitivos.

LAS CORTES CLM

Sigue en directo toda la actividad de nuestras Cortes
Plenos, Comisiones y comparecencias de portavoces en conferencias informativas.

El Teatro Circo de Albacete albergará el 14 de diciembre el estreno del espectáculo 'María Pacheco'

El espectáculo de la Compañía de Danza y Teatro de Castilla-La Mancha ha sido escrito y dirigido por Marco Antonio Medina, con dirección artística de Alberto Merchante.

Dos detenidos por el robo de baterías dentro de repetidores de telefonía

Los robos fueron cometidos en estaciones de telefonía de distintas localidades de la zona de La Sagra durante los meses de octubre y noviembre.

BLOGS

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L.
CIF: B45705647
contacta@dclm.es   publicidad@dclm.es

DCLM.es. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.