JUEVES, 02 DE ABRIL DE 2020 · 17:18h.

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en YouTube

DCLM.ES · Castilla-La Mancha · Sociedad

La generación que estamos enterrando

Por Ignacio Gracia.

25.03.2020

Sociedad en Castilla-La Mancha

comentarios

Me refiero a la generación de nuestros abuelos. No es la primera epidemia que sufren, de hecho toda su vida ha sido una resistencia heroica. Nacieron en una España en ruinas, reventada por dentro y por fuera. La primera epidemia que pasaron fue la del hambre. Fueron los supervivientes de una brutal selección natural, por la cual lo habitual era tener un nacimiento y un entierro de un niño -un enterrico- al año en cada familia. Como modesto dato en la de mi abuelo materno nacieron doce pero sobrevivieron solo cuatro.

Comían lo que había, que era nada. Sus chuches eran las mondas de naranja que encontraban con suerte rebuscando en las vías del tren. Comían harina de almortas un día y el siguiente también, con suerte. Sufrieron muchas deficiencias vitamínicas y nutricionales que les convirtieron en bajitos y reconcentrados. Pasaron frío y los afortunados supieron lo que es el aceite de ricino y las pomadas para los sabañones. Preguntadles a los jóvenes si saben qué es eso. Caminaban descalzos al colegio y solo antes de entrar se ponían las alpargatas porque tenían que durar muchos años. Algunos tenían unos pantalones un poco más lustrosos que se ponían para salir los domingos, y se turnaban para compartirlos con los hermanos distribuyendo horarios para su uso.

Trabajaron como animales. Literalmente. Arañaban la tierra con rejos poco afilados o con manos desnudas de uñas negras; a veces sustituyendo a las bestias, con más ansia que estas porque se trataba de simple supervivencia. Jamás se quejaron. Al contrario, aprovechaban cada ocasión para compartir la miseria o un trago de vino o de cecina con un compañero convirtiendo cada ocasión en una fiesta, valorando los pequeños momentos como si fueran los últimos.

Fueron optimistas pero cautos, ahorradores. Acumularon cada migaja, pero no las disfrutaron, porque se las cedieron con gusto a la siguiente generación para que existiera futuro, para que tuvieran la oportunidad de progresar que ellos no tuvieron. Así los viejos aperos se cambiaron por máquinas, por tractores o cosechadoras que sustituyeron a las mulas, a las hoces y a las trillas. Cuando tuvieron que dejar de trabajar porque estaban literalmente reventados avalaron con su propia casa los préstamos de sus hijos para ampliar las fincas, comprar más maquinarias o montar un negocio. Incluso cuidaron de sus nietos o bisnietos porque sus padres habían malvendido herencias o patrimonios, y la siguiente generación fue de funcionarios o de familias mileuristas que tenían que sobrevivir trabajando explotados mientras los abuelos renqueantes seguían al frente, al cuidado de los pequeños. También avalaron los préstamos de los nietos para pisos carísimos de cincuenta metros con la ya vieja casa familiar. Hasta entonces los acogieron y siguieron haciendo tortillas y croquetas con manos temblorosas por el párkinson o devastadas por la artritis. Seguían tirando del carro, sin quejarse. Incluso ahora cosen mascarillas cuando serían descartados en los triajes por criterios de supervivencia. Pero saben que pueden ayudar y es su forma de vivir: aportar sin pedir nada y sin negar nada. Hasta el final.

Muchos de ellos cuando se dieron cuenta que no podían ser útiles, que eran una carga, tomaron la decisión de irse a la residencia con el corazón roto, pero sin dudar un segundo y sin derramar una lágrima porque era lo que tocaba. Allí están ahora.

Como a lo largo de su vida, también en estos momentos les ha tocado la peor parte. Cuando percibieron la gravedad de la situación (antes que nosotros) fueron los primeros que nos dijeron que no fuésemos a verlos a las residencias, para no propagar la enfermedad, pese a que sabían desde el principio que posiblemente ya no nos volverían a ver. Aguantan la cuarentena solos, enfermos, pero siguen sin quejarse. Con una atención precaria por el colapso sanitario. Están cayendo uno a uno. No les pueden velar sus familias. Como ejemplo paradójico de su infinito sacrificio se están enterrando solos, aquellos a los que les debemos todo, a los que hicieron posible que tuviéramos esta oportunidad. Y encima si pudieran nos animarían: “Son cosas que pasan”, es la ley de la vida que aprendieron a golpes. Pero te aseguro, amigo, que no los vamos a olvidar, aunque sea por propio egoísmo.

Me pregunto qué vamos a hacer sin ellos. Me pregunto cómo se va a sostener el primer mundo que nos regalaron cuando ya no estén. Para que lo despilfarrásemos todo. Para que dilapidásemos todo como si no hubiera un mañana, porque siempre los teníamos como red. Para que algunos egoístas sobreprotegidos de sucesivas generaciones olvidasen lo que cuesta ganar cada migaja que se llevan a la boca porque pagan otros. Para que encima algunos jóvenes que se creen inmortales al virus, se rían de ellos con sonrisa estúpida bromeando ignorantes con el IPhone que les regaló “el abu”, adivina con cuántos sueldos juntados de su paga de mierda. Y me preocupo seriamente por el futuro, igual que ellos se preocupan por el panorama que dejan. Reflexiono sobre las cosas que vemos estos días (y mucho antes), pensando que a nuestros abuelos no se las habrían hecho de jóvenes. Ni mucho menos, a gente con aquellos cojones y aquellos ovarios ni por asomo. Porque ganaron cada derecho literalmente con sangre. Porque cuando decían una cosa quedaba dicha para siempre. Porque protegían a los débiles, porque dentro de la miseria eran capaces de reconocer a la gente a la que había que promocionar por pura supervivencia del grupo. Porque hacían lo que había que hacer y punto. Porque aquellos hombres y mujeres despreciaban a los traidores y a los cobardes.

Ignacio Gracia

VOLVER

LA VENTANA DE CLM

ATRAPADOS EN LA RED

EL OBSERVADOR

Los 'especialistas' en la gestión de crisis

'Así son nuestras derechas, muy patriotas pero muy poco ilustradas y nada comprometidas con el interés general'. Por Gretel Lovecraft.

El Covid nos enseñará a...lavarnos más las manos

"Necesitamos reorientar la asistencia sanitaria hacia el envejecimiento, los enfermos crónicos y los estratos sociales más desprotegidos".

El coronavirus SARS-CoV-2 también se transmite a través de objetos

Por Manuel Peinado Lorca, Universidad de Alcalá y Luis Monje, Universidad de Alcalá.

¿Por qué muchos pacientes se curan y especialmente los ancianos no?

Por Ignacio J. Molina Pineda de las Infantas, Universidad de Granada.

El virus también ataca a la democracia

Por Sonsoles Arias Guedón, IE University.

¿Qué Sanidad tenemos?

Por Julio García-Casarrubios

Periodismo necesario

Por Salvador García Llanos.

Los cielos que apenas vemos, jueves: cielos nubosos y temperaturas en descenso

Las temperaturas oscilarán entre los 4 y los 15 grados en Albacete, 5 y 16 en Ciudad Real, 3 y 15 grados en Cuenca, 5 y 14 en Guadalajara y entre 3 y 16 grados en Toledo.

Aplazada la Feria Agrícola y Ganadera Expovicaman

Se iba a celebrar en Albacete el 20 de mayo.

La superluna rosa y las líridas de abril

La reducción de los niveles de contaminación del aire mejorará la visibilidad de los eventos astronómicos del mes de abril, como la superluna del 8 de abril o las líridas del 16 al 25 de abril.

Úbeda, médico jubilado de Albacete alistado para ayudar: "Es momento de devolver a la gente lo recibido"

El facultativo confiesa que su pronóstico es "pesimista" puesto que cree que el Covid-19 "se va a quedar ahí, crónico".

Temor por contagiar o impotencia ante los incumplidores, preocupaciones de los que trabajan en cuarentena

Una trabajadora del servicio de limpieza de un centro sanitario, un empleado de una empresa de transporte y una trabajadora de un hipermercado explican su experiencia.

Un estudio rechaza el efecto negativo de medicamentos hipertensivos en pacientes con Covid-19

La investigación, publicada en 'Mayo clinic proceedings', recomienda a los pacientes hipertensos que continúen tomando su medicación.

Los estudiantes Erasmus mantendrán la beca si tienen clases online o gastos relacionados con su estancia

Deberán devolver una parte proporcional, aquellos que volvieran a casa, tengan las clases canceladas y no afronten gastos.

Recomiendan descansos de 5 minutos para evitar la fatiga visual por el abuso de dispositivos digitales

La sobreexposición a las pantallas puede causar Síndrome Visual Informático (SVI), una afección temporal cuya principal manifestación es la fatiga visual.

"Esperamos ver, en las próximas dos o tres semanas, el principio del fin"

La ministra de Exteriores, en la TV italiana, asegura que "España siempre ha seguido las recomendaciones de las autoridades sanitarias" y ha recalcado la estrecha colaboración entre España y China.

LO ÚLTIMO / LO MÁS LEIDO

#DiaMundialAutismo desde los balcones

Piden iluminar este jueves balcones y ventanas de azul a las 21.00 horas por el Día Mundial del Autismo.

La misa en la Catedral de la Almudena, el mismo día de la manifestación feminista

Se dieron la mano, se besaron, comulgaron abriendo la boca. Lo único que dijo el Arzobispado de Madrid fue que no besaran los pies del Cristo. Ningún aviso sobre el coronavirus.

Cuenca y Guadalajara en aviso amarillo por nieve

Nieve, oleaje, tormentas y lluvias pondrán hoy en riesgo o riesgo importante a una treintena de provincias.

Los españoles están más preocupados ahora por no contraer el coronavirus que por la economía

Si en la primera semana la media de preocupación por caer enfermo se situaba en 8,9 (en una escala de 0 a 10), en la siguiente subió a 9,3, probablemente por la existencia de más casos de afectados cercanos....

FORO DE EDUCACIÓN

¿Que educación queremos?

Entra en este FORO, esperamos tu opinión.

Coronavirus. ¿Como prevenir el contagio?

Prevenir el contagio del coronavirus es clave para evitar la pandemia. Sigue los consejos del Ministerio de Sanidad y sumate a la campaña #YoMeQuedoEnCasa

BLOGS

Edita: Castilla La Mancha Digital S.L.
CIF: B45705647
contacta@dclm.es   publicidad@dclm.es

DCLM.es. se reserva todos los derechos como autor colectivo de este periódico y, al amparo del art. 32.1 de la Ley de Propiedad Intelectual, expresamente se opone a la consideración como citas de las reproducciones periódicas efectuadas en forma de reseñas o revista de prensa. Sin la previa autorización por escrito de la sociedad editora, esta publicación no puede ser, ni en todo ni en parte, reproducida, distribuida,comunicada públicamente, registrada o transmitida por un sistema de recuperación de información, ni tratada o explotada por ningún medio o sistema, sea mecánico, fotoquímico, electrónico, magnético, electro óptico, de fotocopia o cualquier otro en general.